El Registro municipal de Lobbies tiene 195 inscritos en sus tres primeros meses de vida

Ayuntamiento de Madrid
AYUNTAMIENTO DE MADRID - Archivo
Publicado 13/04/2018 14:53:34CET

MADRID, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Registro municipal de Lobbies tiene 195 inscritos en sus tres primeros meses de vida, ha indicado el delegado de Participación Ciudadana, Transparencia y Gobierno Abierto, Pablo Soto, en la comisión del ramo, donde ha recordado que el registro catalán tuvo nueve inscritos con muchos más meses en marcha.

En estos tres meses se han publicado 48 eventos con carácter de lobby. "Ahí es donde tenemos margen de mejora porque algunos no han sido correctamente detectados", ha indicado, además de asegurar que "la obligación se está cumpliendo".

Este registro ha llegado a la comisión de la mano del socialista Ramón Silva, que cree que hay bailes de datos en cuanto a las inscripciones y las reuniones. "Falta información", ha apuntado.

Soto ha contestado que son permanentes las mejoras tras ser señaladas por los usuarios. El área ya ha organizado varias sesiones de formación --la siguiente en mayo-- y ha dado soporte a 150 consultas sobre la obligatoriedad de la inscripción. También han promovido sesiones con el Consejo Sectorial de Asociaciones o con el Foro de Empresas, espacios donde puede haber actores con actividad de lobby.

EL PRIMERO DE UNA CIUDAD

El registro de lobbies del Ayuntamiento de Madrid, el primero de una ciudad, arrancó el 1 de enero. Incluye la obligación de registrar las reuniones con carácter de lobby que se produzcan fuera de edificios municipales.

El Ayuntamiento no define quién es lobbista sino la actividad de lobby, considerada como tal cualquier actividad de una persona físicas, jurídica y entidades sin personalidad que pretenda influir en la normativa y en las políticas municipales y en las decisiones de impacto general y que pretendan hacerlo a través de encuentros con concejales, directivos y personal eventual municipal.

Esas actividades deben registrarse, no así las entidades o colectivos ciudadanos que ya aparecen inscritos en el ahora renombrado como censo de entidades, ni particulares que exponen al Ayuntamiento sus circunstancias personales. A destacar que la actividad de partidos y sindicatos no se considera lobby.

La inscripción es gratuita, pública (salvo que afecte a datos personales) y en formato abierto. Además se prevé la futura integración en otros registros similares.

PROCESO DE INSCRIPCIÓN

El proceso de inscripción incluye una declaración responsable, tanto para la modificación de datos como para la baja, que puede ser electrónica (con certificado) y donde se compromete al cumplimiento del Código de Conducta y a no aceptar regalos prohibidos (los que superen una determinada cuantía). Debe detallar naturaleza jurídica y fuentes de financiación.

Quien se inscriba debe detallar áreas de interés y las personas físicas con las que se va a reunir por cuenta del lobby. También debe concretar a quién representa, quién va a ir a la reunión, el asunto del encuentro, fechas y lugares propuestos y facilitar la documentación previa a la reunión.

Las ventajas de inscribirse como lobby son la recepción de avisos cuando se abran procesos participativos sobre los temas que hayan indicado que son de su interés, (como la elaboración de una ordenanza o un reglamento o la apertura de un plazo de alegaciones, entre otros) y la posibilidad de solicitar reuniones con responsables municipales directamente a través del registro, ya que la aplicación del registro de lobbies estará conectada con la de agendas.

Todos los titulares de agendas, concejales y altos cargos del Ayuntamiento, unos 249 en total, publican sus reuniones y actos en el portal de agendas, donde ya hay unos 57.000 eventos registrados. Con la puesta en marcha del Registro de Lobbies también podrá consultarse con quién se reúnen, su perfil y los intereses que defienden.

El Ayuntamiento también pondrá en marcha un buzón de incumplimientos anónimo para comunicar cualquier irregularidad relacionada con esta normativa, como por ejemplo, la celebración de reuniones con actividad de lobby en la que no estén registrados los asistentes.