Sabanés alerta del "riesgo" que supone la "pérdida de autonomía y gestión municipal del agua"

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

'Encuentro de ciudades por el agua pública'

Sabanés alerta del "riesgo" que supone la "pérdida de autonomía y gestión municipal del agua"

Publicado 03/11/2016 12:18:22CET

La vicealcaldesa de París sitúa a la capital gala como "símbolo de la gestión pública del agua".

MADRID, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

La delegada de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Inés Sabanés, ha asegurado este jueves que la "pérdida de autonomía y gestión municipal del agua" supone "siempre un riesgo".

Así lo ha señalado Sabanés durante la inauguración de las jornadas 'Encuentro de ciudades por el agua pública', en CentroCentro, donde ha recordado que el Pleno del Ayuntamiento de Madrid aprobó una proposición para "garantizar los cambios legislativos necesarios y modificaciones legales para garantizar el sistema público y la paralización de cualquier intento de privatización del agua y retornar al sistema público de garantías".

"Ya no podemos mirar solo una relación con la ciudad y los derechos fundamentales del agua, sino que hay que ser capaces de ver el nivel donde somos capaces de establecer conexiones de dirección", ha indicado.

La delegada de Medio Ambiente y Movilidad ha asegurado que con estas jornadas, el Ayuntamiento ha querido hacer "visibles" las luchas por "un derecho fundamental", el agua, por lo que ha presentado las jornadas como un "espacio público imprescindible de intercambio de experiencias, de poner en valor experiencias de municipalización y buscar un horizonte de garantía con respecto a un derecho como el del agua".

Inés Sabanés ha indicado que el agua ha sido "una constante preocupación" para la ciudad de Madrid, sobre todo con respecto a los "ciclos integrales y de distribución", y ha identificado el Canal de Isabel II como "todo un modelo de desarrollo de construcción de infraestructuras de saneamiento".

"Cómo abastecer nuestra ciudad ha sido una preocupación y una obligación constante de los ámbitos municipales, y va asociado un derecho básico sujeto a la mercantilización, y es el riesgo de las ciudades", ha señalado.

"ACTO POLÍTICO FUERTE"

La vicealcaldesa de París y presidenta de Eau de París, Celia Blauel, ha comenzando su intervención poniendo a la capital gala como ejemplo de la remunicipalización del agua, en 2010, acción que ha definido como "un acto político muy fuerte, sobre todo teniendo en cuenta Francia, que es la cuna de la privatización".

Según ha explicado Blauel, la remunicipalización se llevó a cabo al considerar el agua como un bien común "que no se puede destinar a la obtención de beneficios", por la "opacidad" de la gestión privada, un aumento de su precio y pérdida de conocimiento técnico a nivel local.

El 50 por ciento del agua de París es de origen subterráneo, mientras que la otra mitad procede de los ríos que recorren la ciudad.

Para Blauel, la remunicipalización del agua en París permitió "bajar el precio del agua, y permite tener una visión de futuro y de recurso del agua". Además, ha indicado que hay un observatorio del agua que incluye asociaciones, investigadores y que desarrollan el marco político de acción.

REMUNICIPALIZACIÓN: "RESISTENCIA DESDE ABAJO"

Por su parte, el investigador de la Public Services International Research Unit, Emanuele Lobina, ha indicado que "todos los análisis dicen que la gran mayoría de ciudades están en manos públicas a pesar de grandes presiones para privatizar".

"Llegó la remunicipalización para quedarse, como una resistencia desde abajo, no fue una resitencia decidida en Washington, o en el edificio de la Comisión Europea", ha añadido.

"A partir de las políticas neoliberales, se ha querido dar peso y valor al agua y se ha favorecido a aquellos sectores que daban más beneficio, con un incremento de los procesos de privatización", ha criticado Erika Rodríguez, de Red Agua Pública.

Rodríguez ha establecido los tres principios que deben garantizarse para que el agua sea un derecho universal: acceso universal, una adecuada depuración de las aguas residuales, y una correcta protección de los ecosistemas acuáticos para asegurar que se conservan bien esos sistemas.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies