Sabanés dice que su decisión de no ir en las listas de IU-CM es "más política que personal"

Actualizado 04/12/2009 20:16:52 CET

MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

La portavoz de IU en la Asamblea de Madrid, Inés Sabanés, afirmó hoy que su decisión de no ir en las listas de IU-CM a las elecciones de 2011, ni concurrir como candidata alternativa a las candidaturas oficiales, ni a ninguna candidatura es una decisión "más política que personal", aunque lo personal "también cuenta".

"Mi decisión es más política que personal, aunque lo personal también cuenta", afirma Sabanés en un post de su blog fechado el 4 de diciembre de 2009, en el que destaca que ha sido "un privilegio" el tiempo que ha representado a Izquierda Unida en la primera línea.

"Pero tampoco es un desaire seguir trabajando en otros espacios una vez acabe esta legislatura. Eso sí, vinculándolo a los compromisos de proceso constituyente y Refundación que todos adquirimos en la última Asamblea y a los que seguimos convocados porque el mundo no espera a que resolvamos nuestros asuntos", señala Sabanés, que explica que las razones políticas que le han llevado a tomar esta decisión son "fundamentales".

En este sentido, se refiere al documento que la corriente 'IU Abierta' presentó en la última reunión de la Presidencia de IU-CM en el que los ahí representados decían que no cuestionaban la legalidad del procedimiento, pero que consideraban un "error político seguir haciendo las cosas como antes".

"No cuestionamos la legalidad del procedimiento que se nos propone, pero consideramos un grave error político pensar que nada ha cambiado y seguir haciendo las cosas como antes", señala el escrito, que apunta que no entran en los nombres ni en las candidaturas, "sino en lo erróneo de subordinar el potencial político de un proceso de apertura de IU para la elección de los cabezas de lista, al ajuste de fuerzas interno".

A este respecto, Sabanés indica que han defendido "un proceso alternativo al planteado para abordar las candidaturas y el programa compartido para la izquierda alternativa en el marco de la Refundación".

A renglón seguido, expone que la propuesta, que "no salió adelante", planteaba "una amplia consulta a la militancia". "Me parece que por coherencia no debo estar en un proceso diametralmente diferente al que defendía", añade Sabanés.

Tras destacar que la situación actual de IU "no es comparable ni a la del 96 ni a la del 99 ni a la de 2003 ni a la del 2007", hecho que, según indicó, se zanjó en la Asamblea Federal, asegura que los tiempos de transiciones "tienen todavía rasgos de los métodos más clásicos de la organización que se mezclan y se contradicen incluso con los nuevos tiempos y caminos trazados".

"A pesar de ello, hemos defendido que aunque no se podía resolver todo, sí que había que dar señales visibles a aquellos a los que nos estamos dirigiendo y hubiera bastado con no acelerar la elección de canditatos y candidaturas y buscar un método de consulta consensuado, nosotros lo definíamos como primarias abiertas aunque se podía ajustar y ponderar al momento y a las posibilidades reales", explica Sabanés.

Además, dice que tras la propuesta ya aprobada para que Gordo encabezara la candidatura a la Comunidad de Madrid, no presentó candidatura alternativa, porque "no compartía el metodo aprobado ni los tiempos". "Y también en la misma lógica no concurriré al resto de las listas electorales", añade.

"Creo firmemente que tenemos una responsabilidad histórica que va más allá de nosotros mismos, de largo alcance, para ser capaces de superar luchas identitarias y para encontrar un espacio de defensa de las nuevas luchas emancipatorias que necesitan las voces claras y rigurosas de una izquierda transformadora", afirma la portavoz de IU.

En este sentido, expone que las elecciones son una oportunidad para IU y que "hubiera sido importante empezar por definir con otros el proyecto de cambio para finalizar con la elección de las personas que mejor lo podrían representar en las instituciones".

La dirigente de izquierdas indica que "tomadas las decisiones, la responsabilidad de gestionarlas recae en la Dirección y en quienes mayoritariamente las han tomado".

"A los demás nos corresponde seguir planteando nuestras alternativas, propuestas y críticas, si es necesario. Pero no perdamos de vista que estamos en transición hacia la transformación de una Izquierda Unida que pretende impulsar un proyecto de cambio en serio y eso, más temprano que tarde, tendrá que alumbrar otra concepción de los métodos y de las formas de organizarnos, de nuestras decisiones y de apertura para nuestro proyecto", concluye.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies