Un sacerdote víctima de una agresión: "Me degolló como a un cordero"

Audiencia de Madrid
EUROPA PRESS
Actualizado 24/11/2011 15:02:07 CET

El capellán describe al acusado como "un sanguinario y un tipo sin alma"

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

El sacerdote Casto Manfredo O., capellán en la residencia de ancianos Condes Val, ha relatado este jueves en el juicio contra el hombre que presuntamente intentó asesinarle cómo su agresor le abordó la mañana del 4 de noviembre de 2010 en la habitación en la que residía, donde le maniató y le degolló "como a un cordero".

El capellán ha declarado en el juicio que se ha celebrado contra Henrique H., de nacionalidad brasileña, por un delito de asesinato en grado de tentativa y un delito de robo con violencia. La fiscal ha solicitado que se le condene a 19 años de cárcel.

En su declaración, el procesado ha negado su participación en el intento de asesinato, alegando que en esos momentos estaba de fiesta en Las Matas. Además, ha asegurado que en su día se autoinculpó por las coacciones que sufrió de la Policía.

Frente a su versión, la víctima ha asegurado que no tiene ninguna duda de que fue él, ya que entonces le reconoció como uno de los obreros que habían sido contratados por las monjas por un tatuaje de cristo que lucía. Además, ha asegurado que el cuchillo que utilizó para cortarle el cuello lo había visto durante la reforma en la residencia.

"Parecían muy piadosos y me sedujeron", ha señalado y ha indicado que le pidió al acusado que le diera unos masajes, puesto que era su profesión. Según su relato, el procesado le robó cerca de 24.000 euros en una de las ocasiones en las que le dio uno de los masajes.

En cuanto al día de los hechos, el hombre ha relatado que salió esa mañana de misa y se dirigió a su dormitorio. Vino por detrás y me dijo: 'Esto es un atraco'", ha recordado. Tras ello, el hombre le abordó y trató de apuñalarle, impidiéndolo la víctima.

"Me metió en el dormitorio y me torturó. No quería tortura, quería matarme", ha narrado agitado al tiempo que ha descrito a su agresor como "un sanguinario y un tipo sin alma".

Así, ha recordado que le "degolló como un cordero", teniendo que arrastrarse "como una culebra" hasta la puerta para conseguir pedir auxilio.

RELATO DE LOS HECHOS

Según el fiscal, el procesado conocía a Casto Manfredo O., capellán en la residencia de ancianos Condes Val. El 4 de noviembre de 2009, Henrique H. se encontró con Casto Manfredo cuando éste salía de su domicilio y le dijo que le entregara lo que tuviera de valor.

En ese momento empezó un forcejeo en el que el capellán resultó herido. A continuación, Henrique H. redujo a Casto Manfredo, le ató de pies y manos y le produjo un profundo corte en la garganta que provocó la sección de la vena carótida.

Tras estos hechos, Henrique H. se apoderó de 44.000 dólares, 21.000 euros y material fotográfico pericialmente valorado en 500 euros, para después huir.

Ante los gritos de la víctima, un vecino acudió a asistirle. Más tarde se personaron miembros del SAMUR que le prestaron los primeros auxilios y le trasladaron a urgencias. Henrique H. se encuentra en prisión provisional.