Sanidad premia por ser una práctica de 'humanización' al Programa del Paciente Frágil del Hospital Rey Juan Carlos

Personal sanitario del Hospital Rey Juan Carlos con un paciente
COMUNIDAD DE MADRID
Publicado 20/08/2018 10:49:10CET

MADRID, 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Sanidad ha premiado por ser una práctica de 'humanización' al Programa del Paciente Frágil del Hospital Rey Juan Carlos de Móstoles, que tiene como objetivo evitar el deterioro funcional en los pacientes mayores durante su estancia hospitalaria.

Según ha informado el Gobierno regional en un comunicado, la intención es que cuando estos pacientes obtengan el alta, al margen de la solución de la patología por la que ingresan, su situación funcional sea lo más parecida posible a la que tenían en el domicilio de forma previa a su hospitalización.

Durante la jornada sobre balance y experiencias del Plan de Humanización de la Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid, en la que se analizó el trabajo realizado en este sentido por todos los hospitales públicos de la región y se premiaron las mejores iniciativas puestas en marcha con este objetivo, se destacó el citado programa del hospital mostoleño, reconociéndolo por esta Práctica de Humanización.

Los datos obtenidos durante la primera mitad del año han indicado que la implementación de esta iniciativa ha conseguido que solo el 2,2 por ciento de los pacientes incluidos el programa --con una edad media de 87 años-- haya perdido la deambulación durante su estancia hospitalaria, frente al 21,7 por ciento de pacientes con las mismas características ingresados en otras unidades hospitalarias.

Asimismo, el 2,6 por ciento de los pacientes de la Unidad de Fragilidad del centro habían perdido la continencia urinaria al recibir el alta hospitalaria, frente al ocho por ciento ingresado en hospitalización convencional que sufría la misma situación al regresar a su domicilio, según el Gobierno regional. Además, los pacientes que ingresaron en la Unidad de Fragilidad presentaron una estancia media más de un día inferior y una mortalidad menor.

Estos datos del Programa del Paciente Frágil, implementado en pacientes ingresados en Medicina Interna o Geriatría, avalan su eficacia, ya que demuestran que la movilización precoz de éstos, la labor de auxiliares y enfermeras y la forma distinta de trabajar, es la que consigue los efectos beneficiosos en los pacientes.

El coordinador de esta iniciativa, Javier Martínez Peromingo, ha explicado que la iniciativa pretende "revertir una evidencia científica, según la cual alrededor de un tercio de los pacientes mayores empieza a manifestar deterioro de su movilidad o delirium tan solo 48 horas después del ingreso hospitalario".

Según el médico, "en gran parte" esta situación se debe a que pasan casi la totalidad de su tiempo en la cama o sillón de la habitación, de forma que, aunque menos del cinco por ciento tiene prescritas medidas de reposo, uno de cada cuatro camina durante la hospitalización.