ADEPA cree que la vía penal no era pertinente y dice que se violó el derecho del paciente a ser informado

Actualizado 22/06/2007 17:19:55 CET

MADRID, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Asociación del Defensor del Paciente (ADEPA) consideró hoy que iniciar un procedimiento penal contra el personal del hospital Severo Ochoa de Leganés por las presuntas sedaciones irregulares que pesaban sobre el servicio de Urgencias no era lo "pertinente", pues, a su entender, la irregularidad consistía en que se "violaba el derecho del enfermo a ser informado".

Tras conocer el sobreseimiento del caso adoptado por parte del Juzgado de Instrucción número 7 de Leganés, la presidente de ADEPA, Carmen Flores, manifestó a Europa Press que el archivo del procedimiento era "previsible" porque se instruyó precisamente por la jurisdicción penal y no por la contencioso-administrativa. "El problema era que los pacientes no tenían consentimiento informado", apuntó.

Asimismo, subrayó que el Severo Ochoa "no tiene derecho a decidir por un paciente" y recalcó que "presentar querellas por homicidio o asesinato contra los médicos del Severo Ochoa "no era el procedimiento pertinente". "Lo único que ha pasado en este caso es que se ha violado en derecho del enfermo a ser informado", dijo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies