Simancas y Jiménez respaldan a los comerciantes del Metro y lamentan que dependan de la arbitrariedad del concesionario

Actualizado 25/01/2006 15:07:43 CET

El portavoz de los 150 establecimientos recuerda que Metromatic fue la empresa que les colocó "en la cuerda floja"

MADRID, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los portavoces del PSOE en la Asamblea y el Ayuntamiento, Rafael Simancas y Trinidad Jiménez, respectivamente, respaldaron hoy las reivindicaciones de los 150 comerciantes del Metro de Madrid y lamentaron que la oferta que realizó ayer la consejera de Transportes, María Dolores de Cospedal, para garantizar la supervivencia de estos establecimientos contemple la gestión por dos años de la concesionaria Metromatic, a la que censuraron su "arbitrariedad" por prorrogar los contratos de explotación "por plazos de apenas dos, cuatro o seis meses".

Simancas y Jiménez se trasladaron esta mañana hasta a la estación de Atocha-Renfe para manifestarse junto a un centenar de comerciantes y representantes de CCOO, UGT y Copyme, que pasearon por los pasillos del intercambiador pancartas con caricaturas de la presidenta regional, Esperanza Aguirre, y el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, en las que podían leerse lemas como 'El Metro vuela...sí y al pequeño comercio lo vuela' o 'Gallardón, ¿por qué no bajas al Metro con nosotros?'.

El portavoz de los comerciantes, Francisco Ferrera, advirtió de que ellos no han alcanzado ningún acuerdo con Metromatic y recordó que esta misma empresa, que obtuvo en 1995 un contrato de explotación de las tiendas del Metro que expiró el pasado 31 de diciembre, es la que les ha mantenido "en la cuerda floja" durante los últimos años, "con arriendos de dos y seis meses y alquileres superiores a los 5.000 euros por once metros cuadrados".

Ferrera, que se entrevistará esta tarde con el consejero delegado de Metro, Ramón Aguirre, pidió a la Comunidad y al Ayuntamiento que "deje de ningunearles" y les instó a abandonar una política que "sólo aporta privilegios sistemáticos y constantes a las grandes superficies y a las marcas que todos tenemos en mente". "Si no, tendremos que ir al museo para enseñarles a nuestros hijos el pequeño comercio", lamentó.

SIMANCAS HABLA DE "GUERRA AL PEQUEÑO COMERCIO"

Simancas, que atribuyó la oferta realizada por la consejera a la "presión" ejercida por el PSOE y a la movilización convocada por los comerciantes, calificó de "muy lamentable" la actuación de Aguirre y Gallardón, a los que acusó de estar "dispuestos a cerrar cerca de 150 tiendas que llevan más de 20 años abiertas y a poner en riesgo más de 700 puestos de trabajo, simplemente para especular con sus locales".

"El Gobierno del PP sólo reacciona cuando se le somete a presión, sólo actúa en defensa del interés general cuando rectifica y solamente acude a la racionalidad a través de las movilizaciones, de las presiones y de las manifestaciones --aseguró el portavoz socialista--. Mientras tanto, defienden la especulación y los intereses de los poderosos".

En este contexto, se mostró convencido de que el Gobierno de Esperanza Aguirre ha decidido "declararle la guerra" a los 200.000 pequeños comercios de la Comunidad de Madrid porque, a pesar de "representar el 12 por ciento del valor añadido de la economía madrileña", sufren "horarios comerciales más liberalizados que en cualquier otra región, la irracionalidad y la falta de planificación de las obras y los impuestos regionales y municipales más sangrantes de España". "Le pedimos un plan serio de apoyo al pequeño comercio, pero no un Plan Fico, ni un Plan Focus, ni un plan ficus", señaló.

JIMÉNEZ PIDE CONTRATOS DE LARGA DURACIÓN

Jiménez, por su parte, expresó su "solidaridad y apoyo" a los comerciantes de Metro, que "llevan muchos años intentando que sus contratos sean estables y de larga duración para poder afrontar su vida familiar y laboral con un mínimo de previsibilidad", según dijo. "No pueden hacer planes porque están permanentemente sometidos a la arbitrariedad de una empresa que ha estado renovando sus contratos en ocasiones por sólo dos meses", explicó.

De la misma forma, se preguntó qué sentido tiene que la Comunidad de Madrid ofrezca créditos blandos a los comerciantes "si sus negocios van a ser renovados por cuatro, cinco o seis meses". "¿Cómo van a rentabilizar la inversión que van a realizar?", se preguntó la portavoz municipal socialista.

Para exponer todos estos planteamientos, el Grupo Municipal Socialista de Madrid llevará al Pleno del próximo día 31 una proposición en la que pedirá al equipo de Gobierno que "se reúna con los representantes de los comercios, que intenten llegar a un acuerdo con ellos y que, una vez que el acuerdo esté establecido, éste sea a largo plazo para que les permita hacer las inversiones y las mejoras que necesitan". De la misma forma, el Grupo Socialista Parlamentario Socialista pretende llevar al Pleno de la Asamblea del 2 de febrero dos preguntas orales dirigidas al Gobierno regional sobre este asunto.