Soto explica que la remunicipalización de la atención presencial de Línea Madrid será "suave" para evitar problemas

 

Soto explica que la remunicipalización de la atención presencial de Línea Madrid será "suave" para evitar problemas

Pablo Soto
AYUNTAMIENTO DE MADRID
Publicado 31/07/2017 13:29:16CET

MADRID, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

El delegado de Participación Ciudadana, Transparencia y Gobierno Abierto del Ayuntamiento de Madrid, Pablo Soto, ha explicado este lunes que la remunicipalización del servicio de atención presencial de Línea Madrid será "suave" para evitar problemas.

Así lo ha afirmado junto a la subdirectora general de Atención a la Ciudadanía, María Ángeles Castrillo, en rueda de prensa en la que ha anunciado que el Consistorio va a llevar a cabo la licitación del nuevo pliego de un contrato de apoyo a la gestión de la atención a la ciudadanía de Línea Madrid. La duración de este contrato será de cuatro años.

En paralelo al nuevo contrato se plantea un cronograma a cuatro años para que las 23 Oficinas de Atención a la Ciudadanía (OAC) y tres oficinas auxiliares pasen a estar atendidas únicamente por nuevos trabajadores públicos del Ayuntamiento.

El calendario se plantea de manera que sea posible que los trabajadores de la empresa privada en las OAC puedan pasar a reforzar los servicios que se prestan por el canal telefónico 010 y en la atención a través de redes sociales. Se prevé que estas personas absorberán el "aumento de la demanda de atención a la ciudadanía", que Soto ha explicado que se ha percibido.

Soto ha detallado que será un "plan progresivo", de manera que el personal funcionario empezará a prestar servicios en las oficinas a partir de 2019. "La remunicipalización de las 26 oficinas de atención al ciudadano no es una cosa de hacer un chas. Se hace progresivamente para garantizar que la transición es suave y no genera ningún tipo de problema en la prestación del servicio", ha expuesto.

El edil ha explicado que se prevé contar con 240 nuevas plazas, que se cubrirán con personal de las Ofertas Públicas de Empleo (OPE) que vaya realizando el Ayuntamiento de Madrid.

El edil ha explicado que pese a que el servicio está funcionando "extremadamente bien es verdad que tiene alguna disfunción" y en ocasiones hay alguna gestión que tienen que paralizar porque tienen que realizarlas un funcionario, ya que la gestión "culmina con algo que, de manera exclusiva, puede hacer alguien que dé fe pública".

NUEVO CONTRATO

El actual contrato de Línea Madrid termina en abril de 2018 e incluye asistencia presencial, telefónica a través del 010 y telemática. A partir de esa fecha se plantearán mejoras en el servicio que incluirán el refuerzo a la atención a la ciudadanía en las redes sociales o a través de mensajería instantánea.

El Consistorio quiere evitar la destrucción de empleo manteniendo el apoyo de personal de la adjudicataria en el canal telefónico 010 y en la atención telemática dado que ahora se incorporarán gestiones y trámites a través de las redes sociales y mensajería instantánea.

El nuevo contrato contempla un 50 por ciento más de puestos de trabajo por turno y entre las condiciones que deberán cumplir las empresas aspirantes figura la ampliación de la atención a la ciudadanía a través de redes sociales o mensajería instantánea.

A este respecto, Soto ha indicado que ya han hecho algún programa piloto que se ha saldado "con mucho éxito". Es el caso de la tramitación de la autorización de matrículas de las Áreas de Prioridad Residencia (APR).

En este punto, ha destacado que el propio Twitter España se puso en contacto con ellos para decir que no había ninguna otra administraciones que prestará servicios de gestión tan concretos a través de la red.

También incluirá un nuevo servicio de atención en la navegación en www.madrid.es y la sede electrónica y se ampliará la posibilidad de realizar sondeos de opinión ciudadana a través del 010 con el objetivo de evaluar el funcionamiento y la calidad de los servicios públicos.

CLÁUSULAS SOCIALES

El nuevo contrato incorporará cláusulas sociales. "Son requisitos necesarios para garantizar la mejor prestación del servicio de atención a la ciudadanía y que figuran como exigencia o darán puntuación añadida a las empresas aspirantes", han indicado desde el Consistorio.

Algunos criterios sociales que se establecen para la adjudicación del contrato son la mejora de la cuantía salarial, la estabilidad en el empleo y la conversión de contratos temporales en indefinidos.

También se mejoran los perfiles del personal contratado que deben ser de categorías superiores (gestores y supervisores, según el convenio del sector) a las del contrato actual. El fin de esta condición es reconocer la importancia del trabajo que desarrollan los profesionales que atienden directamente al público y adecuarlo a las funciones que cumplen.

Para la valoración de las ofertas que se presenten se primará la calidad en la prestación del servicio y las cláusulas sociales frente a la oferta económica.

PACTO DE INTEGRIDAD

Una novedad del nuevo contrato es el pacto de integridad, "un mecanismo de rendición de cuentas para reforzar la transparencia".

Tras la firma de un convenio con Transparencia Internacional, un experto independiente ha empezado a llevar a cabo un seguimiento y evaluación del proceso de contratación y está previsto continuar el análisis durante la ejecución del contrato.

El informe sobre la consulta preliminar al mercado es un proceso que recaba la opinión de los agentes interesados en determinados aspectos previamente a la tramitación del contrato y ya está publicado en la sede electrónica del Ayuntamiento de Madrid.

Según ha señalado Soto, el mercado en este caso no son solo las posibles adjudicatarias, sino los agentes sociales y los ciudadanos, que son los receptores del servicio.

Este pacto de integridad se incluye por primera vez en un contrato del Ayuntamiento de Madrid y aspira a ser un piloto que se extienda a otros en el futuro.

APUESTA POR LO PÚBLICO

El edil ha defendido que la apuesta por lo público, ya que redunda en un mejor servicio como, a su juicio, sucede con Bicimad, donde la bajada de reclamación ha sido "espectacular".

En el caso de la Funeraria, ha afirmado que los primeros datos apuntan a un incremento del seis por ciento de los ingresos "en contra de lo que algunos temían". "Este equipo de gobierno apuesta por la gestión de lo público", ha concluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies