Suben todos los accidentes de trabajo en abril en la región, especialmente los graves y mortales

Accidentes laborales
PIXABAY - Archivo
Publicado 16/05/2018 12:52:37CET

MADRID, 16 May. (EUROPA PRESS) -

Todos los tipos accidentes de trabajo subieron en la región en abril en la Comunidad de Madrid, especialmente los graves, que pasaron de 10 en abril de 2017 a 33 en 2018, mientras que los mortales ascendieron un 25 por ciento, ha informado CC.OO.

Los datos referidos a los primeros cuatro meses del año señalan que se han producido un total de 32.486 accidentes de trabajo frente a los 29.355 del año anterior, lo que supone un aumento del 10,67 por ciento.

Los datos más preocupantes para el sindicato son los referidos a los accidentes graves y mortales en jornada laboral (excluyendo los in itínere): los accidentes graves han pasado de 83 a 116 y los mortales de 13 a 19, lo que refleja un incremento del 39,76 y del 46,15 por ciento, respectivamente.

Por sectores de actividad, la construcción y los servicios presentan los mayores incrementos. Sin embargo el sector de la industria está teniendo un mejor comportamiento donde, a pesar de un aumento del número total de accidentes se observa una disminución de los graves y de los mortales.

Para CCOO de Madrid estos datos son "preocupantes" porque rompen la tendencia a la baja de los accidentes mortales durante el año 2017 y se sigue manteniendo el ascenso de los accidentes graves, siendo este aumento progresivo "un claro indicador de que las condiciones de trabajo en las empresas madrileñas continúan empeorando y que son un reflejo directo de los efectos de la reforma laboral sobre los derechos fundamentales de la población trabajadora y de la falta de compromiso de los empresarios, que se traduce en una escasa inversión en prevención de riesgos laborales".

De hecho, las muertes por patologías no traumáticas siguen cobrando una gran importancia, duplicándose durante este periodo, pasando de 7 muertes en 2017 a 15 en 2018, lo que supone que un 62,5 por ciento de las muertes producidas en el trabajo corresponden a infartos, derrames cerebrales, ictus, etc.

"Estas muertes están directamente relacionadas con el aumento de la exposición a factores psicosociales que se ha producido durante los últimos años fruto de la crisis y la reforma laboral que han consolidado una organización del trabajo nociva para la población trabajadora", ha dicho la secretaria de Salud Laboral de CCOO de Madrid, Carmen Mancheño, apunta que "detrás de esas muertes se encuentra la intensificación de los ritmos y las cargas de trabajo, la desregulación de los horarios laborales, la falta de control sobre el trabajo, el escaso apoyo social, las escasas compensaciones laborales* que llevan a los trabajadores y trabajadoras a soportar situación de mucha presión y vulnerabilidad".

Por sexo, las mujeres continúan teniendo un mayor protagonismo en los accidentes 'in itinere', de tal forma que de los 1.453 accidentes 'in itinere', 874 fueron en mujeres y 579 en hombres.

Para Mancheño, los datos evidencian la necesidad de seguir trabajando en la defensa de la vida y en la mejora de las condiciones de trabajo y, en este sentido remarca la importancia de la continuidad en las políticas preventivas y pide que se agilice la tramitación de los convenios para el año 2018 en el marco del V Plan Director.

Estos convenios permiten a los agentes sociales llegar cada vez a más espacios de intervención para conseguir elevar el nivel de seguridad y salud en las empresas a través de la realización de actuaciones como visitas a las empresas más pequeñas, asesoramiento de delegados, trabajadores y empresarios, formación, actividades de información y sensibilización, etc..

Asimismo, para el sindicato es imprescindible que desde todas las instituciones "se intensifiquen los esfuerzos, especialmente desde la Inspección de Trabajo y el Instituto Regional de Seguridad y Salud en el Trabajo, y que desde la Fiscalía y el Poder Judicial se fortalezca su papel en la depuración de las responsabilidades en la vía penal, porque además de ser moralmente necesario el resarcimiento de las víctimas es también un potente instrumento preventivo".