Detenidos un 'correo de la droga' y dos nigerianos con 3 kilos de coca que llegó de Brasil oculta en amasadoras

Actualizado 19/05/2008 13:52:32 CET

MADRID, 19 May. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional ha interceptado tres kilogramos de cocaína, valorada en 300.000 euros, y ha detenido en Móstoles a un ciudadano español, que la había trasladado oculta en dos máquinas de amasar dentro de una maleta procedente de Brasil, y a los dos nigerianos a los que se la había entregado.

La Brigada Central de Crimen Organizado organizó la operación policial, dentro de los dispositivos policiales que, en el marco de la cooperación internacional, realiza la Policía Nacional contra los denominados 'correos de la droga', que pretenden acceder al espacio Schengen desde diferentes países.

En este caso, los investigadores de la Comisaría General de Policía Judicial detectaron a un ciudadano español, A. G. L., barcelonés de 28 años residente en Málaga, que durante el pasado mes de abril se había trasladado desde Madrid, previa escala en Lisboa, a la ciudad brasileña de Natal.

Tras su llegada al aeropuerto de Barajas se dirigió a Móstoles, donde fue recibido en las proximidades de la estación por un individuo de origen africano que le condujo a un bar próximo. Ya en el interior del establecimiento, contactó con otros dos individuos nigerianos, que pretendían hacerse cargo del equipaje. A continuación, se trasladaron de nuevo a la estación, donde fueron detenidos. Se trata de A. O., de 32 años, y M. M., ambos nigerianos residentes en Málaga.

En la maleta se encontraron dos máquinas de amasar, en cuyo interior de sus cilindros metálicos había aproximadamente tres kilogramos de cocaína. Esta cantidad, una vez sometida a los procesos de elaboración, corte y distribución, podría haberse convertido en 30.000 dosis de cocaína que habrían alcanzado en el mercado ilícito un valor de 300.000 euros. También les requisaron 2.765 euros y seis teléfonos móviles.

'MODUS OPERANDI'

Tras el análisis de las informaciones obtenidas de los arrestos practicados en los últimos meses, los agentes pudieron determinar que, en algunos casos, las personas que transportaban las sustancias estupefacientes desde Brasil habían sido captadas en la ciudad de Málaga por ciudadanos de origen nigeriano.

Una vez en Madrid, recibían instrucciones vía telefónica para trasladarse en taxi a las localidades de Móstoles y Alcorcón, donde debían hospedarse en hostales. Después, contactaban otros ciudadanos africanos encargados de recibir la mercancía. En otras ocasiones, fijaban los encuentros en bares concretos o incluso en la vía pública.