Detenidos dos uruguayos que estafaron al menos a 35 inmigrantes latinos que buscaban viviendas de alquiler

Actualizado 19/09/2007 13:33:13 CET

La trama les habría reportado 45.000 euros de beneficios

MADRID, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional ha detenido en la localidad de Redueña a dos hombres de nacionalidad uruguaya acusados presuntamente de estafar a 35 personas, todos ellos ciudadanos sudamericanos, cantidades que rondaban los 2.000 euros tras proponerles realquilar una vivienda.

La detención de Adolfo Enrique L.A., de 50 años, y Héctor Sergio N.R., de 55, se ha logrado tras varias semanas de investigación por el grupo de Policía Judicial de la Comisaría de Coslada.

Los agentes comenzaron las pesquisas a raíz de las primeras denuncias presentadas, todas de ciudadanos suramericanos y con escasos recursos económicos.

El modus operandi era que uno de los sospechosos alquilaba un domicilio, siempre en localidades próximas a Madrid capital. Después, lo anunciaban en periódicos y páginas web, ofertándolo a un precio inferior al que ellos habían pactado con el propietario. Esto aseguraba un buen número de interesados en los días inmediatamente posteriores. Facilitaban un número de teléfono móvil, con tarjeta prepago, y concertaban las citas. Tras la entrevista y el interés indudable de la futura víctima, solicitaban una cantidad que oscilaba entre los 1.500 y 2.000 euros en concepto de fianza y dos mensualidades. Les entregaban un justificante por este abono y se comprometían a entregar las llaves pasados unos días.

Lógicamente, materializaban todas las operaciones posibles e inmediatamente desaparecían. El teléfono, tampoco estaba ya operativo y comenzaban con un nuevo piso.

El número de denuncias asciende a 35, aunque se presume que puedan existir otras de ciudadanos que, por su situación irregular no se hayan atrevido a denunciar. El montante de lo estafado, supera los 44.000 euros.

Los agentes siguieron la pista de los sospechosos, precisamente a través de los anuncios, pero con la dificultad de que si se presentaban como interesados en el alquiler, su tono y acento denotaban el origen español, lo que provocaba el desinterés de aquéllos. Buscaban siempre víctimas de origen suramericano y preferiblemente en situación irregular.

Sin embargo, finalmente se dio con ellos y se logró identificarlos y ubicar su domicilio en Redueña, una pequeña localidad de la sierra madrileña.

Tras el arresto, se pudo comprobar que Adolfo Enrique L. tenía varias órdenes vigentes de detención y personación, así como averiguaciones de domicilio por juzgados de Getafe, Móstoles y Madrid; así como búsquedas policiales de las Comisarías de Getafe, Alcalá de Henares, Móstoles y Alcobendas, todas ellas por estafas inmobiliarias.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies