El Supremo absuelve a un hombre que asestó a un joven de 29 puñaladas tras herir de gravedad a su pareja

Actualizado 27/06/2014 14:22:03 CET

Anula la orden del TSJM de que se repitiera el juicio

MADRID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Supremo ha absuelto a un acusado de asesinar el 28 de noviembre de 2008 a un joven de 29 puñaladas en el barrio de Pilar después de que viera cómo la víctima había agredido de gravedad a su pareja sentimental.

La absolución se acordó por los magistrados de la Audiencia de Madrid, pero el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) decidió ordenar que se repitiera el juicio. Ahora, el Alto Tribunal confirma la sentencia de instancia.

Así consta en una sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, en la que los magistrados estiman un recurso presentado por Pedro Manuel N.P. contra la sentencia del TSJM. Por ello, acuerda anular el fallo impugnado y declarar firme la sentencia absolutoria de la Audiencia madrileña.

La Audiencia exoneró a Pedro de responsabilidad penal de un delito de homicidio al aplicarle las eximentes completas de trastorno mental transitorio y legítima defensa.

En el juicio, el procesado alegó que actuó en legítima defensa y bajo un miedo insuperable tras recibir una brutal agresión a manos de la víctima después de que ésta hubiera dejado casi moribundo a su novio tras clavarle varias veces unas tijeras en su vivienda.

En la sentencia, el tribunal esgrimía que la legítima defensa está acreditada, ya que el acusado entró en su vivienda y se encontró con un desconocido que le atacó de forma violenta. Por ello, apreció que el uso de un cuchillo era proporcional, ya que la víctima le causó lesiones con otra arma blanca.

En su declaración, el procesado relató que sobre las 9 horas del 27 de noviembre de 2008 se encontraba en el bar que regentaba junto a su pareja en el barrio del Pilar cuando un vecino le alertó de que algo había ocurrido.

"Me encontré a Eduardo ensangrentado y convulsionando en el descansillo. Fui a por una manta a casa y apareció un desconocido que se abalanzó sobre mi con una violencia feroz. Comenzamos un forcejeo y caímos cerca de la cocina. Él cogió un cuchillo de sierra y logré quitárselo. Yo cogí otro cuchillo de filo y le pinché. pero se incorporaba. Le pinché y pinché hasta que parara", narró.

Así, indicó que no sabe cuantas veces le acuchilló e insistió en que estaba "aterrado". "Era muy violento. No sabía cómo pararle. Me pegaba puñetazos, me mordía, me daba cabezazos", manifestó.