Los taxistas piden al Ayuntamiento que liberalice la publicidad en sus coches ante la caída del 25% de los servicios

 

Los taxistas piden al Ayuntamiento que liberalice la publicidad en sus coches ante la caída del 25% de los servicios

Actualizado 04/10/2008 18:39:08 CET

MADRID, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Sectorial del Taxi de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) de Madrid ha solicitado al Ayuntamiento de Madrid que liberalice la contratación de publicidad en sus vehículos, con el fin de obtener así una fuente alternativa de ingresos que mitigue, al menos en parte, la fuerte caída de actividad que registra el sector como consecuencia de la crisis económica.

Según datos de la Sectorial del Taxi de UPTA, el número de servicios diarios ha descendido de media un 25%, lo que implica que, para conseguir los mismos ingresos, la jornada laboral ha de prolongarse durante 11 horas.

Además, y como consecuencia de lo anterior, ha crecido muy significativamente el tiempo de circulación en vacío, con el consiguiente incremento de los gastos de combustible y mantenimiento de los vehículos. "La publicidad no va a ser la panacea a todos nuestros males pero al menos es una forma de recuperar algo de poder adquisitivo sin que tenga que ser necesariamente a costa de subir las tarifas a nuestros clientes", afirman en la Sectorial del Taxi de UPTA.

La actual normativa, que se remonta al año 2000 fija unas condiciones y restricciones que "en la práctica, hacen imposible la contratación de publicidad para los vehículos", señala María José Landaburu, secretaria general de UPTA Madrid.

La normativa municipal exige, entre otros requisitos, el depósito de un aval por una cuantía equivalente al 25% del importe a percibir por los taxistas, obliga a contratar las campañas por un mínimo de tres meses y a que ésta sea instalada en al menos 500 vehículos.

"La prueba más evidente de que esta regulación no es operativa es que, en los casi ocho años que lleva vigente, no se ha firmado ni una sola campaña de publicidad en Madrid", señala Landaburu.

Los taxistas quieren una normativa mucho menos restrictiva, que realmente abra el mercado y posibilite actuar en él a los agentes habituales: las agencias de publicidad, las centrales de compra, los anunciantes y los propietarios de los soportes publicitarios, es decir, los taxistas. "Hoy no se entiende que, por ejemplo, alguien fijase una normativa que obligase a una empresa a anunciarse en más de una emisora de radio, o determinase una duración mínima de su campaña de publicidad. Si el mercado regula estas cuestiones en todos los sectores, ¿por qué el taxi debe ser diferente?", se pregunta Landaburu.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies