Todas las labores de seguridad y avanzada en la Comunidad serán realizadas sólo por policías nacionales

 

Todas las labores de seguridad y avanzada en la Comunidad serán realizadas sólo por policías nacionales

Actualizado 16/07/2009 19:15:34 CET

Granados muestra su confianza en que la Justicia demostrará si se ha espiado, a quién, a cuenta de quién y por qué

MADRID, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

Todas las labores de seguridad y avanzada en la Comunidad de Madrid serán realizadas a partir de ahora solamente por agentes de la Policía Nacional pertecenientes a una unidad específica bajo las órdenes del Director General de Seguridad, Enrique Barón, según la reforma aprobada hoy por el Consejo de Gobierno y de la que informó el consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados, en rueda de prensa.

"Es un cambio de modelo para evitar que convivan los servicios de seguridad del Ministerio del Interior con los de la Comunidad. Todas esas actividades, tan criticadas en ocasiones por la oposición, se prestarán en exclusiva por parte de los miembros la Unidad Adscrita del Cuerpo Nacional de Policía, que dependerá de la Dirección General de Seguridad, y por tanto evitaremos esa duplicidad que, hasta ahora, y no sólo con los gobiernos de la presidenta Aguirre sino con los gobierno del señor Leguina y Gallardón, se venían prestando por parte de los técnicos de seguridad", explicó Granados.

De hecho, la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, firmará en los próximos días el convenio por el cual se unirá a la Comunidad una unidad adscrita a la Policía nacional para realizar labores de seguridad, "incluidas las que hacían hasta ahora los técnicos de seguridad"; así como una unidad de seguridad de edificios que lleva a cabo la Guardia Civil.

El Decreto aprobado hoy establece la nueva estructura y competencias de la Dirección General de Seguridad e Interior que dependerá exclusivamente de Enrique Barón, hasta el año pasado y durante más de una década jefe superior de Policía de Madrid.

Granados anunció que, con esta reforma, "toda la política de seguridad dependerá en exclusiva de Enrique Barón". "Es un compromiso adquirido por mí mismo en sede parlamentaria hace unos meses y es el resultado del nuevo modelo en el que Barón trabaja desde que fue contratado como director general", indicó.

"Todas las competencias en materia de seguridad pasan a depender del director general, de modo que no habrá ninguna actividad de seguridad que no dependa del director general", explicó Granados, que especificó que habrá tres subdirecciones generales: Seguridad Operativa, Gestión Administrativa y Política Interior.

También pasa bajo el mando de Barón el cuerpo de agentes forestales, que hasta ahora dependía de Medio Ambiente en sus labores de policía medioambiental.

Por otra parte, se crea un Comité de Dirección de Seguridad para coordinar toda la política de seguridad de la Comunidad de Madrid y de sus entes y empresas como el Canal Isabel II o el Metro. "Todos los directores estarán en ese comité dirigidos por el director general", especificó Granados.

Esta reforma se produce tras las críticas surgidas contra el organigrama de la Consejería de Interior, que hasta ahora permitía --según la oposición-- duplicidades y diversas estructuras internas que desembocaron en los presuntos casos de espionaje en la Comunidad. ACLARAR LO SUCEDIDO

Precisamente a este respecto, Granados indicó que no tiene ninguna información sobre las últimas diligencias de la juez respecto a las denuncias en la Fiscalía presentadas por parte del ex consejero Alfredo Prada y el vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, en relación a los supuestos seguimientos ilegales.

Así, Granados relató que se abrieron diligencias por parte de la Fiscalía y del juzgado, y en las mismas, además de solicitar documentación, facturas, dietas,... se solicitaba el posicionamiento de determinados teléfonos móviles de personal de la Comunidad de Madrid en esas fechas, así como la toma de declaración de una serie de personas y una prueba pericial para verificar la autenticidad de la escritura de estas personas.

"Nosotros, hasta este momento no tenemos ninguna noticia sobre estas cuestiones. En cuanto a los posicionamientos de los móviles todavía no tenemos información, aunque es verdad que nosotros, ni como Gobierno ni como partido, somos parte del proceso, por lo tanto aunque hubiera esa información, no se nos hubiera trasladado", planteó Granados.

No obstante, destacó que lo más importante es "la confianza total y absoluta del Gobierno en la Justicia, en que se va a llegar hasta las últimas consecuencias en la investigación". "El proceso judicial demostrará si se ha espiado o no se ha espiado. Si se ha espiado quién ha espiado y si el que lo ha hecho a cuenta o no de alguien y por qué", avanzó.

"Nosotros hemos mantenido siempre que los técnicos de la Comunidad de Madrid se han dedicado exclusivamente a labores de seguridad, incluida la seguridad de edificios y de las personalidades del Gobierno, como complemento de la seguridad prestada por el Ministerio del Interior", destacó el consejero. "Esas actividades han sido de contravigilancia y avanzada en los actos públicos, y en edificios y domicilios particulares", matizó.

"No sé cual es el resultado de los posicionamientos, pero no creo que sea una gran noticia que en un acto público haya la demostración que había algún de miembro de seguridad que tiene obligación de prestar seguridad a los miembros del Gobierno. No creo que es tenga la menor trascendencia", opinó.

Según Granados, es muy importante que la jueza "llegue hasta el final" en la investigación y tome declaración a las personas que se tengan que tomar, se hagan las pruebas periciales que se tienen que hacer y, por lo tanto, que se escuchen cuantos testimonios sean oportunos para llegar al esclarecimiento total de los hechos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies