Trabajadores municipales abandonan el encierro tras acordar con el Gobierno una reunión para abordar situación

Actualizado 12/11/2011 19:47:43 CET

LEGANÉS, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los trabajadores municipales y representantes sindicales que este mediodía se encerraron en las dependencias administrativas de la 'Casa del Reloj' del Ayuntamiento han abandonado en torno a las 16.30 horas el encierro tras alcanzar un acuerdo con el Gobierno local (PP) para mantener una reunión el próximo lunes a las 8.30 horas en la que empezar a negociar la situación de la plantilla municipal.

Según ha informado la secretaria general de la sección sindical de CC.OO. y representante del Comité Unitario de los Trabajadores (CUT), Ana Ruiz, los trabajadores encerrados han aceptado la propuesta que les ha trasladado el concejal de Hacienda y Recursos Humanos, Alejandro Martín, para mantener el lunes esta convocatoria con la intención de iniciar un acercamiento.

En este sentido, Ruiz ha manifestado que la intención de los sindicatos es simplemente que "se pongan sobre la mesa" todas las reivindicaciones para intentar alcanzar acuerdos. Los sindicatos que integran el CUT - CC.OO. y UGT-- han reclamado al alcalde, Jesús Gómez (PP), que aclare su posicionamiento respecto a la plantilla municipal, de la que insinuó que el Consistorio se "apañaría" con 800 de los 1.800 trabajadores actuales.

Además, los sindicatos han condicionado la reunión a que el Ejecutivo municipal acepte la "legitimidad" de las dos representantes de CC.OO. y UGT en el comité, Ana Ruiz y María Jesús Hidalgo, respectivamente, después de que el jueves el alcalde asegurase en un comunicado que no las reconocía como "interlocutoras válidas".

Los trabajadores se encerraron este sábado tras acordarlo el viernes por unanimidad en asamblea y han programado paros parciales de dos horas para el martes, además de una manifestación para el día 24.

El abandono de la protesta se ha producido después de que el alcalde denunciase que se trataba de un "encierro ilegal" por carecer de autorización y que, en este sentido, el edificio podía ser desalojado "por la fuerza" con la consiguiente apertura de "expedientes disciplinarios" a sus participantes por una falta muy grave.