El tráfico de vehículos de no residentes vuelve este lunes a Gran Vía, que comienza la cuenta atrás para su remodelación

Semipeatonalización y restricción a dos carriles en la calle Gran Vía de Madrid
EUROPA PRESS
Publicado 08/01/2018 11:14:11CET

MADRID, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

El tráfico de vehículos de no residentes ha vuelto este lunes a Gran Vía, calle que comienza la cuenta atrás para la remodelación prevista por el Ayuntamiento de Madrid.

Desde el pasado 1 de diciembre y hasta ayer el Consistorio puso en marcha un dispositivo especial de circulación ante la afluencia masiva de peatones, con las Navidades como telón de fondo. Establecía limitaciones a la circulación de los no residentes, con una veintena de excepciones, y hacía ganar 5.400 metros cuadrados para los peatones al limitar la calle a dos carriles por sentido.

Gran Vía mantiene esta limitación de carriles y las vallas de hormigón para prepararse tanto para los trabajos de ampliación de aceras como para la futura Área Central Cero Emisiones, que supondrá la imposibilidad de circular para no residentes.

El vallado de hormigón se mantendrá en las obras de Gran Vía y se irá retirando a medida que la calle se vaya remodelando con el proyecto de ampliación de aceras, que podría extenderse durante diez meses.

Para el cierre definitivo al tráfico de los no residentes habrá que esperar hasta junio, cuando se ponga en marcha el Área Central Cero Emisiones, la gran Área de Prioridad Residencial (APR) de Centro, con un perímetro delimitado por Alberto Aguilera, Carranza, Sagasta, Génova, Paseo de Recoletos, Paseo del Prado, Ronda de Atocha, Ronda de Valencia, Ronda de Toledo, Gran Vía de San Francisco, Bailén, Plaza de España, Princesa y Serrano Jover.

A su interior podrán acceder los coches de los residentes e invitados, propietarios de plazas de aparcamiento y usuarios de aparcamiento de uso público, servicios y transporte público, VTC, motos en horario diurno, vehículos 0 emisiones, vehículos de personas con movilidad reducida, transporte colectivo y vehículos industriales, comerciales y de mercancías, con horario extendido para los menos contaminantes.

El Consistorio anunció que instalará en los puntos de acceso al perímetro del Área Central Cero Emisiones toda una serie de paneles informativos sobre la disponibilidad de plazas libres en los aparcamientos públicos para que no entren los vehículos en la gran APR si los parkings están llenos.

Las obras de ampliación de aceras de Gran Vía se solaparán con los trabajos de modernización que la Comunidad pondrá en marcha en la estación de Metro de esta calle, que se conectará con la de Cercanías en Sol mediante un pasillo peatonal bajo Montera. El plazo de ejecución es de doce meses.