Un acusado de asesinar a su mujer admite que la acuchilló "sin mala intención" por estar con "otro hombre"

Actualizado 05/05/2008 16:09:11 CET

MADRID, 5 May. (EUROPA PRESS) -

Un dominicano acusado de asesinar a su mujer en junio de 2006 admitió hoy durante su declaración en el juicio que celebró la Audiencia Provincial de Madrid que la acuchilló "sin mala intención" por estar con "otro hombre" cuando él vino a vivir a España, junto a sus hijos, tras dejar Santo Domingo.

Tras la práctica de la prueba, la fiscal solicitó a la Sección Vigesimoséptima una condena de 21 años de cárcel para Bernardo A.V., de 43 años, al estimar acreditado la comisión de un delito de lesiones en el ámbito doméstico y otro de asesinato, con la agravante de parentesco.

Asimismo, la representante del Ministerio Público pidió que indemnice con 451.800 euros a los hijos de la víctima por su fallecimiento y por las lesiones causadas, así como que se le prohíba acercarse a menos de 500 metros y comunicarse con los mismos por un plazo de 25 años.

El asesinato se produjo la tarde del 8 de junio de 2006 en el transcurso de una discusión entre el procesado y su esposa, Jacqueline D.N, en el domicilio familiar, donde se encontraban sus hijos. En el curso de la pelea, el hombre le provocó varios cortes en la cara con una cuchilla de afeitar. Momentos después de que el ambiente se hubiese calmado, Bernardo A.V. cogió un cuchillo de unos diez centímetros de la cocina y se lo clavó a su esposa dos veces en la espalda, ocasionándole la muerte.

"COGÍ UN CUCHILLO Y ME LANCÉ ENCIMA"

"Le clavé el cuchillo una sola vez. No tenía mala intención. Comenzamos a discutir. Cogí un cuchillo y me lancé encima. Ella se cubrió la cara con una toalla y la acuchillé", confesó el acusado, quien mantenía una relación sentimental con la víctima desde hace 20 años, cuatro de ellos de matrimonio.

Un año atrás, Bernardo A.V. había dejado Santo Domingo, a instancias de su mujer, para venir a España. Cuando llegó, la situación con Jacqueline había "empeorado" porque, según dijo, ya no encajaban. "Estaba repudiado por mi mujer. Tenía otro hombre y otros amigos", se lamentó.

Así, narró que el 8 de junio de 2006 decidió no ir a trabajar para dar "unos tragos" en un bar. "Estuve bebiendo con el amante de mi esposa", manifestó el hombre, quien entonces se enteró de la relación al aparecer Jacqueline por el establecimiento. "¿Tú no estabas trabajando?", le inquirió al ser pillada 'in fraganti'. Tras este episodio, el procesado abandonó el local y se dirigió a su casa para dar de comer a sus hijos. A las horas, se inició una pelea por los celos de Bernardo hacia la víctima.

La estrategia de la defensa estuvo encaminada a demostrar que el encausado consumía alcohol habitualmente con el fin de que se le aplique una atenuante por su adicción. Además, reclamó a los magistrados que califiquen los hechos como un delito de homicidio, al entender que el hombre no actuó con alevosía.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies