La enferma mental acusada de asesinar a su bebé simuló que acudía a las consultas ginecológicas

 

La enferma mental acusada de asesinar a su bebé simuló que acudía a las consultas ginecológicas

Actualizado 04/10/2007 16:02:43 CET

Su ex pareja asegura que durante meses le engañó con que trabajaba en un despacho de abogados

MADRID, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

María del Carmen R.A, acusada de haber asesinado a su bebé recién nacido en la casa de su madre el 22 de diciembre de 2005 en la capital, simuló durante los meses previos al embarazo que acudía a la consulta ginecológica y que trabajaba en un despacho de abogados, según el testimonio de uno de los policías que se encargó de la investigación y de su ex pareja.

La acusada, que padece un trastorno de personalidad, se enfrenta a una petición fiscal de 20 años de prisión por un delito de asesinato, con la agravante de parentesco. El fiscal sostiene que momentos después de dar a luz a un niño en el cuarto de baño, la mujer le causó la muerte "propinándole diversos golpes".

Ante el jurado popular que juzga estos hechos, la madre de la procesada explicó que su hija tuvo "un embarazo normal" y que acudía frecuentemente a la Clínica del Rosario y a la de San Camilo para que sus médicos le llevaran el control del embarazo. Las visitas las realizaba sola porque, según su madre, "tenía la obsesión de demostrar en todo momento que era suficientemente madura" para ello.

El día de los hechos, la acusada se desplazó andando hasta la clínica del Rosario por los fuertes dolores y calambres que tenía. Mientras ella estaba en la consulta, tanto su madre como su ex pareja la esperaban en la puerta de la clínica.

Entonces les contó que el médico le había dicho que "todavía tendría que esperar unos días más para dar a luz". Pero apenas media hora después de abandonar la consulta, la mujer alumbró en el cuarto de baño del domicilio.

LOS MÉDICOS NO EXISTÍAN

Frente a la versión de la acusada, uno de los policías encargados de la investigación manifestó que los supuestos doctores que atendieron a la mujer tanto en la clínica del Rosario como en la San Camilo no existían, al no estar sus datos registrados en sendos centros sanitarios.

Además, José Luis R.G, el que fuera su pareja y padre del bebé, relató a la Sala que durante meses la procesada le engañó con que trabajaba en un despacho de abogados. "A las ocho de la mañana salía, cogía el tren y en teoría se iba a trabajar", dijo.

José Luis R.G explicó que nunca ponía dinero para los gastos de la casa, ya que ésta le dijo que tenía otra casa que le había comprado su madre y que le tenía que devolver el dinero.

Por su parte, el médico del Summa que atendió a la mujer declaró que entonces le llamó la atención la actitud de la procesada, quien "estaba ausente de la realidad como si no hubiera pasado nada". Además, insistió en que ésta no se preocupó en ningún momento sobre la salud del pequeño, que presentaba un golpe en la cabeza.

Durante su declaración, la mujer indicó ayer que el día de los hechos sentía "fuertes dolores en el estómago" y acudió al baño, de escasos metros, sin tener conocimiento de que estaba de parto.

La procesada sostuvo que tras dar a luz al bebé perdió el conocimiento. Frente a este relato, la fiscal le preguntó si pudo haber "pisado" al bebé, una vez que se desmayó, a lo que ésta contestó que no se acordaba.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies