El túnel de Recoletos de Cercanías cerrará en verano de 2019 por obras de reforma integral de la infraestructura

Tren, trenes de Cercanías de Renfe en Madrid
Europa Press - Archivo
Actualizado 09/04/2018 14:44:47 CET

La actuación tendrá un presupuesto de 73 millones de euros por un periodo de cuatro meses para sustituir vías y catenaria

MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

 Adif procederá en verano de 2019 al cierre del túnel de Recoletos que conecta las estaciones de Atocha y Chamartín para acometer obras de reforma "integral" de la infraestructura (con sustitución de vías y sustitución de catenaria flexible al sistema rígido) por un periodo de cuatro meses, según han detallado fuentes de la entidad y de Renfe.

   La planificación es licitar cuando antes el proyecto de obra por una cuantía de 73 millones de cara a comenzar los trabajos de mejora de la infraestructura, una actuación "imprescindible" y "necesaria" para mejorar la fiabilidad de la circulación, pues una incidencia en este eje supone un "impacto brutal" en el conjunto de la red.

   Así, los datos de Adif reflejan que por cada incidencia de un tren en este túnel supone una repercusión de 700 minutos en la red, pues afecta a muchas líneas por ser el eje más utilizados en la operativa de Cercanías, con más de 3.000 circulaciones semanales.

   En consecuencia, la idea es plantear la obra en verano (con la previsión de que se acometa de junio a septiembre) al ser el periodo con menor impacto al usuario y desplegar un plan alternativo de movilidad con el Consorcio Regional de Transportes durante el tiempo que transcurra la actuación.

   Las obras en el túnel de Recoletos es una de las principales actuaciones del plan de actuaciones urgentes en Cercanías de Madrid para los dos próximos años, con un presupuesto de 580 millones de euros para ambos ejercicios. Se trata de las primeras medidas que adoptarán Adif y Renfe en el marco del plan global de mejora de la red que se extenderá hasta 2025 con un presupuesto que supera los 5.000 millones.

   La reforma integral de este túnel, cuyo proyecto ya está en fase de redacción de pliegos de licitación, es fundamental para aumentar la fiabilidad del conjunto del sistema y reducir el número de incidencias, pues una afectación en este tramo repercute en el conjunto de la red. "Es un punto neurálgico para Cercanías Madrid", insisten desde Adif y Renfe.

   En este sentido, apuntan que en los últimos años el túnel ha padecido unas 70 incidencias con una afección "inevitable" en el conjunto de la circulación de las líneas de Cercanías de Madrid, por lo que se aspira con la reforma integral a reducir estas afecciones para mejorar el servicio.

   Ante el cierre, ambas entidades indican que la repercusión en el viajero va a ser la "mínima posible" y que el cierre del túnel de Recoletos tendrá un impacto menor con relación a la suspensión del servicio de Metro por las obras de la línea 1.

   En este punto, exponen que existe una fuerte oferta de movilidad por medio de EMT y Metro en este tramo que permiten distintas alternativas de transporte, algo que se diseñará de forma concreta en el plan de movilidad que se plasme, y que también Cercanías oferta el trayecto Atocha-Chamartín por las líneas que circular por el túnel de Sol.