La UCM participa en una investigación que aspira a "revolucionar" el tratamiento de la fase aguda del ictus isquémico

Publicado 04/06/2017 10:39:56CET

MADRID, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Universidad Complutense de Madrid (UCM) participa en una investigación público-privada que pretende "revolucionar" el tratamiento de la fase aguda del ictus isquémico, la primera causa de muerte de la mujer en España, y que se encuentra ya a punto de entrar en la fase de ensayos clínicos.

Según informa la universidad, la investigación se centra en una molécula inmunomoduladora (ApTOLL) que podría ayudar a reducir la inflamación cerebral producida por el ictus, evitando muertes y mejorando los niveles de recuperación de los afectados.

Actualmente, el tratamiento de la fase aguda del ictus isquémico se limita a recanalizar las arterias obstruidas y puede utilizarse únicamente en el 5 por ciento de los pacientes, ya que solo se administra en las 4,5 horas después del ataque.

ApTOLL, de la compañía biofarmacéutica AptaTargets, es una molécula de DNA o RNA capaz de reconocer y unirse a dianas terapéuticas con una especificidad "muy alta" y supone una alternativa "muy ventajosa" a los anticuerpos.

La investigación indica que tiene una estabilidad y reproducibilidad "más altas", así como "menor inmunogenicidad y tamaño", lo que supone mayor capacidad para superar barreras biológicas.

El candidato a fármaco bloquea un receptor "clave" en la activación de procesos inflamatorios en gran número de enfermedades, como las vasculares (ictus e infarto de miocardio), autoinmunes y cáncer, entre otras.

Entre sus posibles aplicaciones futuras figuran esclerosis múltiple, sepsis, resistencia a la insulina, retinitis, aterosclerosis e infarto de miocardio.

La investigación es una colaboración público-privada en la que participan la Unidad de Investigación Neurovascular de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense, dirigida por los profesores Ignacio Lizasoain y María de los Ángeles Moro, cuyo laboratorio es un "referente internacional" en enfermedades neurovasculares; el Grupo de Aptámeros del Instituto Ramón y Cajal de Investigación Sanitaria (IRYCIS), encabezado por Víctor González; y la*compañía biofarmacéutica AptaTargets, dedicada al desarrollo de moléculas innovadoras basadas en tecnología de aptámeros.

La Caixa, a través de su gestora de capital riesgo Caixa Capital Risk, e Inveready han invertido 2,7 millones de euros (en AptaTargets) para completar la fase preclínica y entrar en las fases de ensayos clínicos I y II. La operación ha contado con el asesoramiento del despacho Rousaud Costas Duran.

El origen de la tecnología que ha dado lugar al desarrollo de ApTOLL se encuentra en el ámbito académico desde hace más de diez años. A partir de estas investigaciones, AptaTargets identificó y caracterizó un 'pool' de moléculas frente a dianas farmacológicas en el área terapéutica del ictus y seleccionó ApTOLL como el mejor candidato.

El ictus es una enfermedad cerebrovascular que se produce por la disminución u obstrucción del flujo sanguíneo, con una elevada incidencia en todo el mundo (200-250 casos de media anual por cada 100.000 habitantes).

En Europa, cada año mueren por esta enfermedad 650.000 personas, 40.000 de ellas en España. Las repercusiones socioeconómicas del ictus son de primer orden; además de la elevada mortalidad (en España es la primera causa de muerte en mujeres y la tercera en hombres), es el condicionante más importante de los casos de invalidez permanente.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies