La UE comunica el compromiso del Ayuntamiento de eliminar la obligatoriedad del apagado automático del taxímetro

Taxi de Madrid
EUROPA PRESS
Actualizado 27/06/2014 15:00:51 CET

MADRID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea ha remitido un escrito a la Asociación Madrileña del Taxi donde le comunica el compromiso del Ayuntamiento de Madrid de eliminar la obligatoriedad de que los taxímetros incluyan una función que garantice su apagado después de estar en funcionamiento durante un determinado número de horas.

El escrito de la Dirección General de Empresa e Industria de la Comisión aclara que la Directiva europea relativa a los instrumentos de medida, que establece los requisitos esenciales que el taxímetro deberá cumplir para ser puesto en servicio, "no impiden utilizar el servicio para otros fines", como el apagado del taxímetro después de estar en funcionamiento durante un determinado número de horas.

"Sin embargo, la legislación nacional no puede exigir que esta función adicional se incluya en los taxímetros a fin de que estos se puedan poner en servicio en un determinado Estado miembro, o parte del mismo", precisa.

Por ello, se han puesto en contacto con las autoridades madrileñas a fin de aclarar esta cuestión, lo que ha resultado en el compromiso por parte de las mismas de "modificar las disposiciones legales a fin de eliminar la obligatoriedad de incluir en los taxímetros una función suplementaria para el control del tiempo".

"Por lo tanto, si bien el control del tiempo diario podrá llevarse a cabo a través del taxímetro, un dispositivo externo adjunto, u otros medios apropiados, ya no será obligatorio que los taxímetros incluyan esta función suplementaria para poder ponerlos en servicio", explica.

Por su parte, el abogado de la Asociación Madrileña del Taxi, José Andrés Díez, ha indicado, en declaraciones a Europa Press, que el escrito responde a una denuncia presentada por él hace aproximadamente 14 meses contra la regulación del taxi de Madrid, en lo que respecta a la función adicional del taxímetro.

Según Díez, para cumplir con dicha obligatoriedad, establecida en julio de 2011, los 15.700 taxis madrileños tuvieron que adaptar sus taxímetros con un software y algunos (unos 3.000) sustituir los aparatos, por lo que la medida supuso un coste de entre 60 y 1.600 euros para los taxistas.

El abogado ha indicado que los taxistas tienen un año para reclamar estos gastos, lo que puede suponer un coste de unos 9 millones de euros que tienen que asumir las arcas municipales. A este respecto, ha dicho que el Ayuntamiento fue advertido de las posibles contradicciones con la legislación europea antes de que se aprobara la medida.