UPTA-Madrid apoya a los correctores autónomos y defiende su profesión

Actualizado 20/10/2010 20:18:56 CET

MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

UPTA-Madrid ha apoyado a los correctores autónomos y ha defendido su profesión después de que un estudio haya definido a estos profesionales como 'personas difícilmente recuperables para el mundo laboral por su retraso tecnológico'.

El año pasado, UPTA-Madrid y la Unión de Correctores (UniCo) firmaron un convenio de colaboración. Desde entonces, ambas entidades se han respaldado y ayudado mutuamente en su trabajo diario, siempre con el fin de velar por los derechos de los autónomos.

Así, la asociación ha querido reiterar su apoyo a UniCo después de que ésta emitiera un comunicado en el que muestra su disconformidad con un estudio recientemente publicado por el Instituto Regional de las Cualificaciones de la Comunidad de Madrid (IRCUAL).

El trabajo, titulado Estudio de los perfiles existentes y las necesidades formativas en el ámbito del sector de las Artes Gráficas, habla del corrector como "persona difícilmente recuperable para el mundo laboral, debido al retraso tecnológico e informático que acumula".

También, incluye a este profesional dentro de la titulación de Técnico en Impresión Gráfica. Tanto para UPTA-Madrid como para UniCo, ambas precisiones son incorrectas.

"Desde nuestra asociación, y reiterando las palabras de la Unión de Correctores, queremos dejar claro que no sólo el corrector sigue en el mercado de trabajo, sino que lo hace subido al carro de las nuevas tecnologías. Hoy en día, este profesional corrige en pantalla, maneja el formato PDF, conoce el lenguaje de la construcción de páginas web y distintos procesadores de texto, entre otras cosas", ha apuntado.

Respecto a la titulación y los cometidos, UniCo y UPTA-Madrid insisten en que los correctores están incluidos en una titulación errónea que lleva a confundir lo que es su verdadera labor. Es evidente la necesidad de estudiar a fondo esta actividad profesional para redefinir sus cometidos, diseñar sus necesidades formativas y describirla de manera acorde a la realidad del siglo XXI.