Valcarce pide al PP consenso y reflexión porque "no puede decir una cosa en Comunidad y otra en Ayuntamiento"

Pedro Calvo y Amparo Valcarce
EP/AYUNTAMIENTO DE MADRID
Actualizado 04/03/2011 15:20:35 CET

MADRID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

La delegada del Gobierno en Madrid y 'número dos' de la candidatura del PSM en las próximas elecciones autonómicas, Amparo Valcarce, ha pedido este viernes al PP "consenso y acuerdo" con los consistorios para resolver el problema de la Cañada Real y "que reflexione" porque "no puede decir una cosa en la Comunidad y otra en el Ayuntamiento (de la capital)".

Tras la imposición de 119 condecoraciones de la Real Orden de Reconocimiento Civil a las víctimas del 11-M, Valcarce ha indicado que el proyecto de Ley sobre la Cañada Real Galiana que tramita la Asamblea de Madrid fue "luchado" por la Delegación del Gobierno y con los municipios "para que hubiese el máximo consenso", pero el Gobierno regional lo llevó "sin consenso".

"Desde todos los ámbitos se le ha exigido que haya acuerdo para poder resolver un problema que es, ante todo, social. Y, no se pueden resolver, los problemas sociales con soluciones urbanísticas porque los problemas sociales necesitan soluciones sociales", ha indicado Valcarce.

Así, ha insistido que este problema "enquistado" necesita, a su juicio, el acuerdo de todos los municipios "y en esto el PP tiene que reflexionar porque no puede decir una cosa desde el Gobierno de la Comunidad y otra en el Ayuntamiento de Madrid". "Esta división de opiniones perjudica a los ciudadanos, a la inmensa mayoría de los madrileños", ha agregado.

Por otro lado, la delegada del Gobierno ha manifestado que para afrontar los problemas ambientales, educativos, sanitarios y sociales que hay en la Cañada "ni siquiera es necesario aprobar una ley, pero sí poner en marcha un plan urgente que aborde los gravísimos problemas sociales que tienen que sufrir miles de personas que malviven en la vía pecuaria".

"Por eso es tan fundamental el acuerdo, consenso y un plan social cuyos plazos sean realistas y no plazos contra los ayuntamientos que, ni siquiera el de Madrid lo apoya", ha concluido.