Vecinos del hombre que se tiró por la terraza confirman que en 15 días de convivencia sufrieron varios altercados

Actualizado 20/06/2009 13:29:33 CET

MADRID, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los vecinos del hombre que se arrojó ayer desde la terraza de un cuarto piso para evitar las llamas que se habían propagado en el interior de su domicilio confirmaron que en 15 días de convivencia tuvieron que llamar a la Policía cinco veces por diferentes altercados, como andar desnudo por las escaleras, tirar objetos desde las ventanas o amenazar con quemar o tirarse del inmueble.

"Sabía que iba a pasar", repetía Maruja, una vecina del piso inmediatamente inferior al siniestrado, que describió cómo el fallecido rechazó la ayuda de los bomberos que trataban de alcanzarle desde una escalera. "El bombero intentó agarrarlo y no lo hizo por un segundo", añadió.

"Estuvimos esperando 20 minutos a los bomberos y cuando llegaron el hombre no aguantó más y se tiró, se intentó agarrar al balcón y se cayó", recordó Javier, que siguió toda la escena desde un bar colindante.

Con distintos calificativos como "chalado" o "esquizofrénico" los vecinos repetían otro episodio ocurrido el pasado miércoles, cuando el fallecido amenazó por última vez con arrojarse desde el balcón mientras tiraba objetos.

"Tengo muchos años, pero lo más horroroso fue lo de ayer", aseguraba otra vecina del inmueble, que dudaba del estado psicológico del fallecido.

INTENTARON TRANQUILIZARLE PERO SE ARROJÓ AL VACÍO

El incendio se originó sobre las nueve de la noche en una vivienda del número 37 de la calle Juan Álvarez Mendizábal de Madrid, entre las zonas de Princesa y Ferraz. Las llamas comenzaron en el salón de piso donde residía el hombre y rápidamente se extendieron a una habitación contigua, desde donde el hombre accedió a la terraza del inmueble, según informó a Europa Press un portavoz de Emergencias Madrid.

Al lugar se desplazaron cinco dotaciones del cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, cuyos efectivos intentaron tranquilizar al hombre mientras preparaban el operativo de rescate. Sin embargo, éste decidió arrojarse al vacío desde la terraza con su perro en brazos en un intento desesperado por salvarse de las llamas.

Como consecuencia del fuerte impacto, el hombre entró en parada cardiorrespiratoria y, a pesar de que los sanitarios del Samur-Protección Civil le practicaron las maniobras de resucitación cardiopulmonar durante media hora, finalmente falleció.

Los facultativos certificaron su muerte sobre las 21.30 horas, mientras que al lugar se desplazó un juez de guardia para ordenar el levantamiento del cadáver. El perro del hombre falleció tras la caída.