La venta de abonos de transporte cae un 5% y el número de usuarios de la EMT baja un 8% por la crisis

Actualizado 24/02/2009 19:44:58 CET

El Ayuntamiento afirma que va a ser un año "difícil" en movilidad por las obras del Plan E

MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

La venta de abonos mensuales de transporte en la Comunidad de Madrid ha descendido en el último medio año alrededor de un 5 por ciento, mientras que el número de usuarios de la Empresa Municipal de Transportes de la capital ha descendido un 8 por ciento en enero por la crisis económica.

Así lo apuntó hoy el delegado de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Pedro Calvo, tras la presentación del primer Informe del Estado de la Movilidad de la Ciudad de Madrid, elaborado a partir de 60 indicadores de seguimiento.

Además de estas "certezas", Calvo también aludió a una "sospecha", en referencia a que en el último semestre de 2008 se redujo la intensidad de tráfico, especialmente en los últimos días de cada mes. Así, explicó que el 'efecto de final de mes', que había desaparecido hace una década, ha vuelto a notarse en la circulación.

Y es que, según este efecto, el cobro de la nómina hace que el tránsito viario sea mayor a principios de mes, mientras que a finales los usuarios ya no tienen dinero y deciden moverse en transporte público o no hacerlo. "Se hacen menos desplazamientos tanto de ocio como de trabajo", apostilló Calvo.

Asimismo, las modalidades de transporte público, sobre todo el Metro y los autobuses municipales, están perdiendo viajeros en los últimos meses por el descenso de la actividad productiva y el aumento del desempleo, ya que ha descendido el número de personas que se desplazan todos los días a trabajar.

INCREMENTO DE LA VELOCIDAD MEDIA

Por otro lado, el primer Informe sobre el Estado de la Movilidad constata un aumento de la velocidad media en la capital de un 0,17 por ciento en 2008, que se suma al 4 por ciento de aumento el año precedente, singularmente notable en la M-30.

Según datos aportados en la pasada Junta de Gobierno, la velocidad media del tráfico en el municipio de Madrid alcanzó en 2008 el punto más alto en los últimos cinco años, los 24,15 kilómetros por hora (km/h), con un incremento del 2,56 por ciento con respecto al dato de 2004, que apuntaba que por las calles de la capital se circulaba a una media de 23,56 km/h.

Por zonas, la mayor subida, del 3,08 por ciento, se registra entre el segundo cinturón y la M-30, donde se pasa de 23,70 km/h a 24,43 km/h. En el primer cinturón --los Bulevares y el paseo de la Castellana-- se sitúa en 19,8 km/h, aumentando un 1,96 por ciento; mientras entre el primer y el segundo cinturón lo hace un 1,94 por ciento, pasando de 17,54 km/h a 17,9 km/h.

Por su parte, en la zona más céntrica de la ciudad, es decir,en el interior del primer cinturón, donde en 2004 se circulaba a 9,38 km/h, se sigue superando la barrera de los 10 km/h e incluso se registra un ligero aumento del 0,99 por ciento, con un aumento de los 10,09 km/h de 2007 a los 10,19 km/h del año pasado.

En el caso de la M-30 la evolución de la velocidad desde 2004 es muy significativa, ya que mientras en ese momento se circulaba de media a 64,02 km/h, con un descenso en 2005 y 2006 hasta los 58,96 y 52,62 km/h respectivamente por las obras de soterramiento, esa tendencia cambió radicalmente en 2007, cuando finalizaron los trabajos y se consiguió llegar a medias de 65,01 km/h. En 2008, el dato se incrementó hasta los 65,82 km/h.

Los únicos puntos en los que se registra una ligera rebaja con respecto a los datos recogidos en 2007 se sitúan en el segundo cinturón --las Rondas--, con un -1,07 por ciento; en el exterior de la M-40, con una disminución del 3 por ciento, y en la zona comprendida en el segundo cinturón, que se reduce en el 1,07 por ciento.

UN AÑO "DIFÍCIL"

Por otro parte, Calvo señaló que las obras que se pondrán en marcha a lo largo de este año financiadas por el Fondo Estatal de Inversión Local del Plan español para el estímulo de la economía y el empleo afectarán al viario urbano, por lo que afirmó que "será un año difícil y va a conllevar un esfuerzo superior".

En este sentido, el edil de Movilidad indicó que una Comisión de Seguimiento se encargará de velar las obras, hacerlas "de la forma más llevadera" y coordinarlas para que coincidan lo menos posible". "Sabemos que puede ser un problema y, en la medida de lo posible, se puede corregir y aliviar la situación", añadió.

Así, reconoció que los itinerarios de algunas líneas de la EMT se verán afectadas, pero se acondicionará el transporte y se informara del nuevo trayecto de forma minuciosa para que los problemas sean los menos posibles. En este punto, recordó que durante las últimas obras del Metro, entre los años 2005 y 2007, el 60 por ciento de las líneas de la Empresa Municipal de Transportes se vio afectada en algún momento.