Verónica Forqué dirige a María Barranco y Miriam Díaz-Aroca en la comedia 'Adulterios', de Woody Allen

 

Verónica Forqué dirige a María Barranco y Miriam Díaz-Aroca en la comedia 'Adulterios', de Woody Allen

Actualizado 21/08/2009 7:46:26 CET

El montaje, que se ha representado en 57 ciudades españolas durante un año, llega al Teatro Maravillas de Madrid hoy

MADRID, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

El montaje teatral 'Adulterios' ('Central Park West'), escrito por Woody Allen, llega en su versión española al Teatro Maravillas hoy, con María Barranco y Miriam Díaz-Aroca como protagonistas de esta adaptación de Nacho Artime, que cuenta "una historia sobre la infidelidad, la vanidad humana, el miedo a envejecer y a la muerte", en palabras de su directora, Verónica Forqué.

Al humor de Woody Allen se suma su ingenio en esta obra divertida, con trasfondo. "Pese a que es un divertimento, con un chiste tras otro, hay mucho dolor y soledad en los personajes", afirmó Forqué.

Los personajes son "patéticos y vulnerables, como todos los humanos", y están encarnados sobre la escena por las dos actrices a las que acompañan Fernando Acaso (el galán e infiel y marido de una psiquiatra neoyorquina -Díaz-Aroca), Fermí Herrero (marido de Barranco en la ficción) y Paloma Bloyd. "Todos ellos necesitan tratamiento psicológico urgente", bromeó la actriz y directora.

En esta "comedia inteligente y ácida", Allen se centra en una historia de personajes que viven en Manhattan y experimentan situaciones de adulterios, sospechas y desengaños. La obra, de un acto y con una hora y veinte minutos de duración, transcurre en tiempo real, durante una tarde en un apartamento de Nueva York.

'Adulterios' se estrenó en Avilés hace un año. "Fue un estreno con mucha energía", recordó Forqué, cuyo principal miedo era que el público no se riera. Por su parte, enfrentarse a un montaje del genial Allen era un riesgo. "No quería estropearlo", recordó.

PASARLO BIEN

Las actrices protagonistas afirmaron que su mayor ilusión es que el público llene la sala del Teatro Maravillas. "Como actriz, sales a escena y quieres pasártelo bien y si el público también disfruta es como un orgasmo", bromeó María Barranco.

Tanto Barranco como Díaz-Aroca alabaron el trabajo de Forqué como directora y destacaron el buen momento por el que pasa actualmente el teatro. "El teatro tiende a un momento muy dulce", dijo Díaz-Aroca, a lo que Barranco agregó que, "con la crisis y los problemas del cine español" el espectador prefiere ir al teatro a ver en directo a los actores. "Es un reclamo para el público".

Forqué, más escéptica, dijo no creer que el teatro esté mejor que hace años. "No me lo creo mucho", apuntó, sin restar importancia a que la escena, al contrario que la televisión o el cine, permite el contacto directo con el actor. "Cada día es una experiencia nueva".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies