Víctimas de un falso chamán relatan los abusos sufridos bajo efectos de burundanga

Publicado 08/07/2015 14:20:59CET

Un total de 38 mujeres denunciaron ser víctimas del procesado, pero solo han ido a juicio dos de ellas

MADRID, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

Dos de las presuntas víctimas de Israel G., un falso chamán que presuntamente suministraba burundanga a mujeres para abusar de ellas, han relatado en el juicio los tocamientos y agresiones sexuales a los que fueron sometidas sin apenas recordar detalles de cómo el acusado logró engatusarlas para acudir junto a ellas a sus casas.

Israel G., un colombiano de 48 años, se ha sentado esta mañana en el banquillo de los acusados de la Audiencia de Madrid por dos delitos de abuso sexual. En el juicio no acusa la Fiscalía de Madrid ante la falta de pruebas. Sí lo hacen dos de las víctimas a través de sus abogadas, que piden para él nueve y siete años de prisión. Mañana concluirá la vista con la prueba pericial y los informes finales de las acusaciones particulares y la defensa.

Según las pesquisas policiales, el hombre simulaba ser un chamán y, aprovechando que estaba afectado por el síndrome de acondroplasia, se ganaba la confianza de las mujeres. Posteriormente, al parecer usaba algún tipo de sustancia para que las víctimas perdieran la percepción de la realidad y así consumar los abusos sexuales.

El acusado fue detenido en mayo de 2012 después de que la Policía Nacional recibiera un total de 38 denuncias. Sin embargo, solo dos de las mujeres denunciantes han decidido llevarle a juicio. En su día, todas ellas relataron el mismo testimonio y le identificaron en la rueda de reconocimiento.

En su declaración, el acusado ha negado los hechos que se le imputan, manifestando que todo era falso. Su versión ha sido respaldada por su compañera de piso, quien ha relatado que éste solía subir a casa a mujeres para ayudarlas con sus problemas y que luego siempre las acompañaba al Metro, dado que había un exhibicionista por la zona.

AGRESIONES SEXUALES

Tras un biombo y bajo lloros constantes, una de las víctimas ha relatado que el día de los hechos se sentó en la Plaza de Oriente para escuchar a unos músicos. "Se me acercó esta persona y no me gustó nada. Me giré para darle la espalda e inmediatamente después me agarró por el cuello. Solo recurso después ir de camino a mi casa", ha recordado la víctima.

"En mi casa, me violó, me zarandeó y me daba órdenes. Yo era incapaz de chillar. Intenté vomitar para ver si le daba asco. Me desperté al día después como con resaca, aturdida...", ha relatado la víctima, quien ha contado que se duchó varias veces después y que acabó tirando las sábanas y el pijama a la basura.

Entonces, no quiso denunciar los hechos porque solo quería que no fuera verdad. Dos años después, vi que una mujer le había denunciado en un periódico y pensó que si ella había tenía valor, ella también le denunciaría. Fue entonces cuando llamó al número de la Policía que aparecía en el periódico.

También ha comparecido la mujer que interpuso la primera denuncia. En su caso, sus recuerdos eran más vagos. Recordaba que estaba en la Plaza de Oriente dando un paseo y luego en su casa, bebiendo todo el rato un vaso de agua. Un amigo suyo ha contado que ésta le comentó entonces que recordaba a un hombre desnudo en su cama que la tocaba, sin poder detallarle más cosas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies