El 'violador del ascensor' agredía a sus víctimas, todas jóvenes, en Segovia y las devolvía a Madrid en coche

357209.1.644.368.20170616131509
Vídeo de la noticia
Actualizado 16/06/2017 17:56:17 CET

Su novia no conocía nada sobre sus actividades, según ha revelado una inspectora jefa de la Policía

MADRID, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

El 'violador del ascensor', también conocido como 'violador de La Paz', y que fue detenido el miércoles acusado de nuevas agresiones sexuales, secuestraba a sus víctimas en Madrid a punta de pistola, las llevaba a Segovia para agredirlas sexualmente y las devolvía al lugar del rapto en coche, según ha detallado en rueda de prensa el jefe superior de la Policía de Madrid, Alfonso José Fernández Díez.

El delincuente, Pedro Luis Gallego, detenido este miércoles en su residencia de Segovia, se trataba de un violador en serie excarcelado en noviembre de 2013 tras materializarse la derogación de la Doctrina Parot --que redujo el tiempo en prisión con carácter retroactivo-- sobre sus actuaciones entre los años 70 y 90.

Gallego, encarcelado en 1992 por el asesinato de la menor Leticia Lebrato y otros 18 delitos por agresión sexual y violación, no había sido vigilado por la Policía desde su excarcelamiento. A través de las líneas de investigación de las Unidades de Familia y Mujer (UFAM) y las declaraciones de las víctimas, la Policía llegó a la conclusión de que el conocido como 'violador del ascensor' podía ser el responsable de las agresiones sexuales denunciadas en los últimos alrededor del Hospital de la Paz.

Como ha explicado el jefe policial, el violador abordaba a sus víctimas, todas mujeres jóvenes de alrededor de 20 años, a punta de pistola y por la noche en las inmediaciones del Hospital de La Paz de Madrid, donde las amordazaba, les tapaba los ojos y las llevaba su piso de Segovia; después de agredirlas sexualmente, las devolvía a la misma zona de Madrid donde las había raptado.

También se ha conocido que la actual pareja sentimental de Gallego, presente en el momento de su detención, no sabía nada acerca de las actividades de su novio, que fue arrestado por la Policía "sin oponer ninguna resistencia". Fernández Díez ha manifestado que el detenido "reaccionó sin hablar, encerrado en sí mismo", como acostumbran a responder esta clase de sujetos, muy "introvertidos".

La inspectora jefa de la UFAM, Irene Niño, ha recordado que el juez ha ordenador el secreto de las actuaciones y que la revelación de las pruebas podría entorpecer la investigación policial. Así, Niño asevera que "esto todavía no ha acabado", y no se descarta la existencia de más víctimas del violador, que pasará este viernes a disposición judicial.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies