ACEA reclama que se intensifiquen las inversiones en puntos de recarga para vehículos eléctricos

Punto de recarga de coche eléctrico (vehículo eléctrico)
BOSCH - Archivo
Publicado 12/04/2018 19:17:34CET

BRUSELAS, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) reclama que se intensifiquen los incentivos a la instalación de puntos de recarga para vehículos eléctricos en Europa si se quiere conseguir el objetivo de reducción de emisiones de dióxido de carbono (CO2) que impone el Ejecutivo comunitario.

ACEA recalca que, según un estudio publicado este jueves por la Agencia Europea de Medio Ambiente (EEA), solo 10 de los 28 estados miembro de la Unión Europea (UE) destinan planes de ayuda a este propósito.

"Se requiere una infraestructura de carga suficiente para dar a las personas la confianza de que los vehículos totalmente eléctricos satisfarán sus necesidades de viaje y ayudarán a reducir la ansiedad relacionada con posibles limitaciones de alcance", matiza el estudio.

En este contexto, la asociación europea subraya que la cuota de mercado que copan los vehículos eléctricos (1,4%) sobre las ventas totales en el 'Viejo Continente' continúa siendo "baja". Entre 2014 y 2017, la penetración en el mercado continental de este tipo de vehículos aumentó un 0,8%.

El secretario general de la ACEA, Erik Jonnaert, denunció que "desafortunadamente" la penetración en el mercado de vehículos eléctricos es "bastante débil" y "desigual" en toda la UE, pese a que la mayoría de los fabricantes están ampliando su cartera de producto con automóviles de propulsión eléctrica.

"Los consumidores que buscan una alternativa al diésel a menudo optan por gasolina o vehículos híbridos, pero aún no optan por coches de carga eléctrica. Este nuevo informe confirma que una red de recarga densa en la UE es una necesidad absoluta si queremos que consumidores de toda Europa compren vehículos eléctricos", apuntó.

En este sentido, ACEA considera que, para reflejar la realidad del mercado, los objetivos climáticos a largo plazo de Europa deberían estar vinculados a la disponibilidad futura de la infraestructura y la aceptación del consumidor.