Audi elevó un 68,4% su beneficio neto en 2017, hasta 3.479 millones

Recurso de Audi
AUDI
Actualizado 15/03/2018 14:12:12 CET

La firma de los cuatro aros rebaja sus reservas para partidas especiales en 1.410 millones de euros

INGOLSTADT (ALEMANIA), 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

Audi registró un beneficio neto de 3.479 millones de euros durante el pasado ejercicio, lo que supone una progresión del 68,4% si se compara con los 2.066 millones que contabilizó en 2016, según datos presentados por el fabricante alemán este jueves en Ingolstadt (Alemania).

Durante la conferencia anual de resultados, el presidente de la compañía, Rupert Stadler, destacó que Audi demostró una "gran fortaleza" empresarial en 2017 y anunció inversiones en desarrollo por más de 40.000 millones para 2022. "Estamos preparando a Audi para desempeñar un papel de liderazgo en la tremenda transformación a la que se enfrenta la industria", agregó.

Los resultados anuales de la firma de los cuatros aros recibieron un impacto de 387 millones de euros derivado de las provisiones económicas del 'dieselgate', en comparación con los 1.632 millones destinados a esta partida en 2016. No obstante, la marca alemana no tuvo que reservar ni un euro por el problema de los airbags del proveedor Takata.

A pesar de dichos efectos extraordinarios, Audi registró un beneficio operativo en 2016 de 4.671 millones de euros, lo que representa una subida del 53,04% respecto a los 3.052 millones que contabilizó el curso pasado, mientras que sin contar ellos, el resultado hubiera sido de 5.058 millones de euros (4.846 millones en 2016), un 4,3% más.

Stadler señaló que la empresa logró un margen operativo del 7,8% después de efectos extraordinarios y del 8,4% si no se tienen en cuenta las reservas para partidas especiales.

La cifra de negocio de la corporación alemana se situó en 60.128 millones de euros al término del ejercicio previo, lo que se traduce en un aumento del 1,36%, a pesar del tipo de cambio "desfavorable" y el entorno "desafiante" que destacó la propia firma durante la presentación de sus resultados anuales.

Audi destacó que su plan estratégico SPEED UP!, que puso en marcha en 2016, tuvo un efecto positivo en la facturación de aproximadamente 1.000 millones de euros en 2017, debido principalmente a los aumentos logrados en eficiencia, investigación y desarrollo, así como a unos menores costes de distribución.

En 2017, la multinacional teutona comercializó un total de 1,8 millones de vehículos en todo el mundo, un 0,6% más en comparación al año anterior, mientras que su beneficio antes de impuestos fue de 4.783 millones de euros, un 57% más.

Audi realizó inversiones de capital por importe de 3.872 millones de euros durante el ejercicio precedente, un 13,5% más, y logró duplicar su flujo de caja neto, pasando de 2.094 millones en 2016 a 4.312 millones en 2017.

Según la propia firma, este indicador estuvo afectado por la venta de una participación minoritaria en Volkswagen Group Services y por las salidas de caja vinculadas al caso de los motores diésel. Además, la liquidez neta de la compañía al término del año pasado fue de 20.788 millones de euros, un 20,6% más.

La plantilla total de la multinacional se situó en 90.402 trabajadores en todo el mundo, un 3,77% más si se compara con los 87.112 empleados con los que contaba en 2016. El bonus de participación en los beneficios aumenta para un trabajador cualificado de una fábrica de Audi en Alemania hasta los 4.770 euros, mientras que para sus empresas subsidiarias, Audi ha establecido las disposiciones respectivas a los pagos en bonificaciones.

2018.

Para el ejercicio en curso, la firma alemana espera mantener su volumen comercial respecto a 2017 y lograr un margen operativo sobre las ventas de entre un 8% y un 10%. Asimismo, también prevé un retorno de la inversión que se sitúe entre un 14% y un 17%.

Según la propia compañía, los ingresos totales de la corporación alemana también crecerían "ligeramente", debido a la "mejora" de su gama de producto, al crecimiento de todos sus negocios y gracias a su Plan de Acción y Transformación.

Además, el fabricante germano tiene la intención de financiarse por completo así mismo "una vez más" el próximo año a partir del flujo de caja que generará internamente. La compañía anticipa un flujo de caja neto de entre 2.700 y 3.200 millones de euros.