La cuarta generación del Renault Clio, en España en octubre

Cuarta Generación Del Renault Clio
RENAULT
Actualizado 03/07/2012 21:00:21 CET

MADRID, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

La firma automovilística Renault lanzará a mediados del próximo mes de octubre en el mercado español la cuarta generación del modelo Clio, que dispone de un nuevo diseño y cuenta con innovadoras tecnologías, según informó la compañía en un comunicado.

Renault señaló que este modelo, que se comercializará tras su presentación en el próximo Salón del Automóvil de París, nace con la intención de continuar con la historia de éxito de las generaciones anteriores, de las que la empresa ha comercializado más de 11 millones de unidades desde 1990.

La cuarta generación del Clio incorpora el nuevo diseño de la marca del rombo y ofrece una amplia variedad de personalización, tanto interior como exterior. El director general delegado de operaciones de la marca, Carlos Tavares, afirmó que el nuevo Clio "dejará huella" y resaltó que su nivel de innovaciones "hará temblar a la competencia".

Entre las principales novedades de este modelo destacan el Renault R-Link, como un dispositivo tablet integrado y conectado al vehículo y a Internet, que dispone de una pantalla táctil, así como de navegación inteligente.

Asimismo, el nuevo Clio, que se fabricará en la planta francesa de Flins y en Bursa (Turquía), dispone de elementos de equipamiento como cámara de visión trasera, así como tarjeta manos libres o de la aplicación R-Sound Effect.

Este vehículo tiene una gama de motorizaciones renovada en la que destacan los dos nuevos propulsores Energy. El primero de ellos, Tce de gasolina de 90 caballos, tiene un consumo de combustible de 4,3 litros por cada cien kilómetros recorridos y unas emisiones de 99 gramos de dióxido de carbono (CO2) por kilómetro.

De su lado, el nuevo motor Energy dCi diésel de 90 caballos utiliza la tecnología Stop & Start y hace que este vehículo tenga un consumo de carburante de 3,2 litros por cada cien kilómetros y unas emisiones de 83 gramos de CO2 por kilómetro.