Empresa y sindicatos SIT, CC.OO. y UGT firman el nuevo convenio colectivo de PSA Vigo

 

Empresa y sindicatos SIT, CC.OO. y UGT firman el nuevo convenio colectivo de PSA Vigo

Publicado 23/11/2015 16:58:12CET

El presidente del comité destaca que "no se retrocedió en nada" y CIG y CUT creen que se consolidan los "recortes"

VIGO, 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

La dirección de la planta viguesa de PSA Peugeot Citroën y tres de los cinco sindicatos del comité (que representan al 88 por ciento de la plantilla) han suscrito este lunes el nuevo convenio colectivo de la fábrica, que estará vigente entre 2016 y 2019, y que contempla, entre sus principales novedades, una prima adicional ligada a los objetivos que se consigan en el 'polo ibérico' del grupo.

El presidente del comité de empresa, Antonio Rodríguez (SIT), ha destacado que, en este acuerdo, "no se retrocedió en nada" y "no se dio ningún paso atrás", y ha incidido en las "mejoras en el ámbito económico y social". Asimismo, ha subrayado, como factor positivo, que "la empresa no se cerró a hacer fijos", una posibilidad "revisable cada año".

Por su parte, el director de Relaciones Sociales y Humanas de la factoría viguesa, Pedro María Rodríguez, ha elogiado la "madurez" del dialogo social en la fábrica, y ha puesto en valor la importancia de este acuerdo, que afecta a unos 6.000 empleados, para "asegurar el futuro de la planta de Vigo y de sus trabajadores".

En esa línea, ha destacado que el acuerdo, que tiene "trascendencia" regional y del propio grupo PSA Peugeot Citroën, no será óbice para que, durante los próximos cuatro años, se puedan abordar cuestiones concretas vinculadas con las necesidades industriales de la factoría.

"MUY BIEN SITUADOS"

Pedro María Rodríguez ha afirmado que este convenio da respuesta a las principales "inquietudes" de la plantilla, porque se ha avanzado en materia social, de empleo y económica, con una "fórmula" que permite a la empleados "compartir" los resultados del centro y también los de la Península Ibérica.

Además, el nuevo marco de relaciones laborales, unido a las medidas de competitividad ya adoptadas cuando se consiguió la adjudicación del proyecto K9 hace que la fábrica de Balaídos esté en mejores condiciones para "apostar hacia el futuro", según este directivo.

"Estamos muy bien situados a nivel de competitividad, con reactividad y costes, y las acciones del último convenio también permitirán un apuesta fuerte de cara al futuro, cuando el grupo decida poner a concurso nuevos proyectos", ha explicado.

PROPUESTAS DEL CONVENIO

Entre las propuestas del nuevo convenio colectivo de la planta, está la implementación, a partir de 2017, de una nueva paga por objetivos de un máximo del dos por ciento del salario bruto anual, dependiendo del resultado económico del Polo Ibérico --las plantas de Vigo, Madrid y Portugal--.

Además, este año la empresa abonará una paga no consolidable de 250 euros brutos a todos los trabajadores --salvo jubilados parciales, que cobrarán proporcionalmente--. La nueva paga se suma a la paga por objetivos de un máximo de un 1,5 por ciento que ya existía en la actualidad, cuya cantidad depende de los resultados económicos obtenidos el año anterior por la planta de Vigo.

La dirección también ha propuesto aumentar a jornada completa a un mínimo de 50 trabajadores anuales --que mantienen la cláusula de variabilidad--, hasta un tope máximo de 230 empleados a lo largo de la aplicación del convenio. En cuanto a promociones (subidas de categoría), la empresa ha indicado que podrían llegar a 500 en 2016 y se ha comprometido a reunirse al final de cada año para analizar la posibilidad de hacer contrataciones indefinidas y eliminar cláusulas de variabilidad.

CUT Y CIG

Los sindicatos CUT y CIG han quedado al margen de la firma de este lunes tras ratificar sus asambleas la negativa a apoyar el nuevo convenio. De hecho, estas dos centrales convocaron la pasada semana paros parciales para mostrar su disconformidad con los términos del acuerdo y de la negociación.

La CIG ha criticado el "inmovilismo" y la "falta de sensibilidad" de la empresa, por no acceder a discutir las medidas de competitividad establecidas en el momento en que se optó al proyecto K9, así como por no reconsiderar cuestiones como los ritmos y cargas de trabajo. Asimismo, ha denunciado la "opacidad" de la dirección por no facilitar toda la documentación solicitada.

Por su parte, la CUT también ha optado por no firmar el convenio, dado que la empresa mantiene los "recortes" impuestos en el último plan de competitividad. Según este sindicato, el convenio 2016-2019 "consolida la flexibilidad, precarización y bajada salarial".

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies