La Fiscalía inspecciona instalaciones de Audi en Alemania por el 'dieselgate'

Audi Logo
AUDI
Publicado 15/03/2017 13:50:17CET

INGOLSTADT (ALEMANIA), 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Munich ha inspeccionado este miércoles la sede central de Audi en Ingolstadt y las principales instalaciones de la marca en Alemania en busca de información acerca del uso del 'software' para ocultar durante los test las emisiones reales de los vehículos.

"Es difícil hablar de lo que ha pasado hoy. Todo ha sido dicho. No quiero añadir nada. He llegado a las 7.30 y estaban aquí, no sé lo que buscaban", afirmó el consejero delegado de Audi, Rupert Stadler, durante la rueda de prensa de presentación de resultados.

Esta rueda de prensa se celebraba precisamente la misma mañana y en el mismo complejo industrial al que han acudido los funcionarios judiciales. Algunos medios internacionales cifran en cerca de 70 los miembros de la Fiscalía desplazados a Ingolstadt.

"Tienen que ser los fiscales los que digan algo, nosotros no podemos hablar de una investigación abierta", ha añadido Stadler frente a los periodistas. Audi ha informado este miércoles de que su beneficio en 2016 ascendió a 1.985 millones de euros, un 52,7% menos que en el ejercicio anterior.

La inspección de las instalaciones de Audi se realiza apenas un mes después de que el consejo de supervisión de la marca expresara su apoyo al consejero delegado, quien ha dirigido la sociedad desde 2007.

La Fiscalía de Munich indica que sus pesquisas se refieren a la venta de cerca de 80.000 modelos diésel de Audi en Estados Unidos entre 2009 y 2015, sobre los que recaen las principales acusaciones de utilización del 'software'. Las ventas en Europa no forman parte de la investigación.

Según recoge Reuters, los funcionarios iniciaron alrededor de las 8.00 horas las inspecciones en los complejos de Ingolstadt y Neckarsulm, donde el fabricante de automóviles emplea en total a cerca de 60.000 personas. Se están registrando oficinas y apartamentos, pero no la vivienda del consejero delegado.

Audi admitió en noviembre de 2015 que sus motores diésel 3.0 V6 se encontraban equipados con un 'software' ilegal en Estados Unidos. Las inspecciones son las primeras en las instalaciones de Audi desde el inicio del escándalo en septiembre de 2015.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies