Ford deberá indemnizar con 20.000 euros a un automovilista por un defecto de fabricación

 

Ford deberá indemnizar con 20.000 euros a un automovilista por un defecto de fabricación

Oviedo, bulevar, Y, autovía, entrada, tráfico, Prados
EUROPA PRESS
Actualizado 06/04/2017 13:49:58 CET

Varias piezas se desprendieron del coche al realizar el conductor una brusca reducción de marcha cuando circulaba a 120 kilómetros por hora

MADRID, 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

 La Audiencia Provincial de Madrid ha confirmado un sentencia en la que se obliga a Ford España y a su concesionario GP Automóviles Noche (Aunosa) a indemnizar a una automovilista con 20.000 euros por "un defecto de fabricación o de mal diseño".

   La sentencia, remitida por Automovilistas Europeos Asociados (AEA), cuyos letrados defendieron al particular, describe el caso de una conductora que se encontraba circulando a 120 kilómetros por hora en una autovía, momento en el que varias piezas se desprendieron del vehículo.

   Las partes coincidieron en lo sucedido, pero no en su causa. Uno de los peritos, el de la defensa, sostiene que la conductora redujo la marcha de sexta a primera o segunda, lo que ocasionó la avería.

   Para el juzgado, "resulta increíble que, sin ningún obstáculo o imprevisto ni accidente geográfico en la vía que hiciera aconsejable la reducción de esa marcha, la demandante ejecutara el anormal cambio o reducción que el perito de la demandada achaca a la conductora".

   La avería, que se produjo el 22 de julio de 2014 en el kilómetro 327 de la A-2 en sentido Madrid, no dañó el bloque del motor ni la caja de cambios, pero sí hizo que salieran varias piezas o fragmentos despedidos del vehículo.

   El juzgado reconoce que la hipotética reducción de marcha resulta "anormal" y concluye que "cualquier conductor, por novel que sea, sabe que ese cambio brusco, sin reducir antes la velocidad, origina unas alertas sonoras, ruido o chirrido, y mecánicas que provoca que se desista de ella".

   Al margen de si finalmente quedó engranada o no la marcha corta, del tirón que pudo sufrir el coche o de si emitiera o no humo, alguna de las piezas impactaron contra el parabrisas de la conductora. El juzgado entiende que concurre "un defecto de fabricación o de mal diseño".

   La resolución confirma una sentencia previa del juzgado de primera instancia número seis de Collado Villalba. El vehículo afectado fue un Ford C-Max Titanium 1.0, Ecoboost auto start stop, de 125 CV, adquirido en julio de 2013.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies