Peugeot España asegura que el mercado automovilístico necesita un "electroshock"

Rafael Prieto
PEUGEOT
Actualizado 24/11/2011 21:43:56 CET

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

El director general y consejero delegado de Peugeot España, Rafael Prieto, considera que el mercado automovilístico español necesita un "electroshock" en forma de incentivos a la compra, y advirtió de que si el nuevo Gobierno no aprueba estas ayudas, las ventas de coches seguirán cayendo en 2012.

Prieto, en un encuentro con medios de comunicación, aseguró que si se aprueba un plan de incentivos, las matriculaciones de automóviles crecerán "a doble dígito", pero advirtió de que el mercado seguirá hundiéndose el próximo ejercicio si no recibe estímulos.

Asimismo, destacó la necesidad de mantener un mercado interior fuerte, toda vez que las multinacionales tomarán importantes decisiones de inversión en los próximos 18 meses. "Hay que meter a España en el radar de decisión de las multinacionales, porque lo que se va no vuelve", insistió.

El directivo, que asumirá el próximo 1 de enero el puesto de director general de las marcas Peugeot y Citroën para España y Portugal, señaló además que las plantas españolas están al límite de su capacidad exportadora.

Según Prieto, las fábricas están concebidas para exportar el 75% de su producción, y actualmente destinan a exportaciones cerca del 90% de las unidades fabricadas. "Si se sobrepasa este límite, llegará el paro técnico", advirtió.

PEUGEOT 508

De su lado, el director de Marketing de Peugeot España, Stephane Levi, destacó que la empresa ha comercializado 5.550 unidades del modelo 508 entre los pasados meses de febrero y octubre, de las que el 77% corresponde a la versión de cinco puertas y el 23% restante, a la 'station wagon' (SW).

Levi avanzó que la gama 2012 de este modelo contará con tres motorizaciones diésel con emisiones por debajo de 120 gramos de CO2 por kilómetro, lo que exime a estos automóviles del impuesto de matriculación.

Asimismo, confirmó la llegada el próximo año del RXH Hybrid4, un 'allroad' que combina la hibridación diésel con la tracción integral y que ofrecerá un consumo de 4,1 litros a los 100 kilómetros. Su potencia alcanza 200 caballos pero sus emisiones de CO2 se limitan a 107 gramos por kilómetro.