Los Veintiocho respaldan multas de 30.000 euros por vehículo con emisiones trucadas

 

Los Veintiocho respaldan multas de 30.000 euros por vehículo con emisiones trucadas

Tráfico, atasco, coches, vehículos, carretera,
ACIERTO.COM
Actualizado 29/05/2017 19:18:36 CET

BRUSELAS, 29 May. (EUROPA PRESS) -

Los países de la Unión Europea han fijado este lunes su postura de cara a las negociaciones con el Parlamento Europeo para reformar el sistema europeo de homologación de vehículos, que busca endurecer los controles y otorga más poderes a la Comisión Europea para imponer sanciones por cada coche trucado.

De esta forma, el Consejo de la UE - la institución que representa a los Estados miembros - y la Eurocámara podrán empezar las negociaciones sobre una propuesta que Ejecutivo comunitario presentó en enero de 2016, escasos meses después de que se conociera el escándalo de manipulación de emisiones del fabricante alemán Volkswagen.

En concreto, la nueva normativa permitirá a Bruselas imponer multas de hasta 30.000 euros por vehículo trucado a los fabricantes de vehículos si no han sido impuestas con anterioridad por el país involucrado.

En la actualidad, el Ejecutivo comunitario no puede imponer sanciones a los fabricantes de coches por incumplir las reglas europeas, puesto que esta competencia corresponde únicamente a los Estados miembros.

No obstante, Bruselas sí que ha podido abrir expediente a España y otros seis países (Alemania, Luxemburgo, Reino Unido, República Checa, Lituania y Grecia) por no haber sancionado el uso de dispositivos fraudulentos para manipular la medición de emisiones contaminantes en motores de Volkswagen.

Además, la nueva directiva permitirá a la Comisión Europea llevar a cabo controles e inspecciones de vehículos para verificar el cumplimiento de las reglas comunitarias y reaccionar a las irregularidades.

La posición negociadora del Consejo incluye obligar a los países supervisar uno de cada 50.000 coches que recibieron la autorización el año anterior.

Esta cifra es inferior a la que defiende el Parlamento Europeo, de hasta el 20%, pero el Ejecutivo comunitario cree que es una buena noticia que se mantenga el principio aunque aún haya que determinar la proporción concreta, según han explicado fuentes comunitarias.

Por otro lado, los controles incluyen la verificación de las emisiones de los vehículos bajo situaciones de conducción real.

La posición del Consejo de la UE también recoge la exigencia a los Estados miembros para financiar las actividades de supervisión mediante tasas que se cobrarán a los fabricantes.

Asimismo, los países de la UE con menos recursos podrán solicitar a otros países del bloque comunitario que efectúen los controles en su lugar.

De la misma forma, la normativa incluye el establecimiento de un sistema de auditoría mediante el cual las autoridades nacionales de homologación serán arbitradas por otras dos autoridades nacionales de otros Estados miembros al menos una vez cada cinco años.

Bruselas podrá participar en estas evaluaciones y deberá hacer públicos los resultados de los análisis.

Por último, los Veintiocho han apoyado la creación de un foro para el intercambio de información son el objetivo de armonizar las diferentes prácticas e interpretaciones entre los Estados miembros.

La comisaria de Industria y Mercado Interior, Elzbieta Bienkowska, ha recordado que "casi dos años después del escándalo de emisiones" se siguen conociendo "nuevas denuncias, revelaciones e investigaciones" y ha confiado en que las conversaciones entre la Eurocámara, el Consejo y Bruselas comiencen "lo antes posible".

"Es momento de tener un sistema de homologación de vehículos creíble y hermético.

Se lo debemos a los ciudadanos y a los fabricantes que no recurrieron a la manipulación", ha añadido.

Por su parte, el ministro de Economía, Inversión y Pequeñas empresas de Malta, Christian Cardona, que este semestre ostenta la presidencia del turno del Consejo, ha confesado su "orgullo" por el acuerdo alcanzado entre los Estados miembros sobre una reforma que "moderniza el sistema actual y mejora los controles sobre datos de emisiones".

"La única forma de restaurar e incrementar la confianza de la industria europea del automóvil es desarrollar tecnologías limpias y eficientes.

Serán establecidos controles fiables de forma que las irregularidades que se dieron en el pasado no ocurran de nuevo en el futuro", ha expresado en una rueda de prensa posterior a la reunión de responsables de Industria y Competitividad de los países de la UE.

 

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies