Las ventas de motos usadas bajan un 5,5% hasta marzo por el cambio a la normativa Euro 4 en 2017

Suzuki V-Strom 1000
SUZUKI - Archivo
Publicado 05/04/2018 11:16:36CET

MADRID, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las ventas de motocicletas usadas en España alcanzaron un volumen de 63.358 unidades en los tres primeros meses del año actual, lo que representa una caída del 5,5% respecto a los mismos meses del año previo, según datos de Ideauto para la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam).

Estos datos, publicados en el marco de la inauguración del Gran Salón de la Moto que se celebra en Ifema en Madrid, permiten que la relación entre las ventas de motocicletas nuevas y usadas en lo que va de año se situara en 2 a 1.

Ganvam explicó que este retroceso comercial en los tres primeros meses del año actual representa un "hecho coyuntural", dado que el principio de 2017 estuvo marcado por la entrada en vigor de la normativa Euro 4, lo que generó un elevado nivel de stock de vehículos de 'kilómetro cero' de la anterior Euro 3, lo que permitió adquirir un modelo casi nuevo a un precio "muy asequible".

En los tres primeros meses del año, las ventas de motos usadas por parte de profesionales cayeron un 15%, debido al descenso de las operaciones de vehículos seminuevos, que bajaron un 30,5% en este canal en comparación con el mismo período del año precedente.

La organización indicó que esta realidad evidencia los "excesos" a los que el mercado de las dos ruedas se ve sometido por parte de las marcas cada vez que hay un cambio normativo hacia legislaciones más estrictas sobre seguridad y emisiones de dióxido de carbono (CO2).

"Y es que si bien en el caso de los coches, este cambio impide al fabricante seguir produciendo, en la moto se le impide al distribuidor seguir vendiendo, lo que le genera un problema de stock, teniendo en cuenta que en el mercado de la moto solo el 20% se vende bajo demanda", añadió la asociación.

Por su parte, el presidente de Ganvam, Lorenzo Vidal de la Peña, apuntó que, para poder dar salida a dicho stock, el vendedor "debe automatricular y tirar los precios e incluso vender a pérdidas porque nadie va a comprar una moto menos eficiente al mismo precio frente a la seminueva".

Por otro lado, desde la organización destacaron que la caída de las ventas de motos usadas jóvenes hasta marzo ayudó a que la antigüedad del parque español de dos ruedas se situara en 15,6 años de media, con el impacto negativo que tiene esta situación sobre la siniestralidad.

Así, apuntó que la mitad del mercado de motocicletas usadas tiene en la actualidad más de diez años, lo que supone cinco puntos más que en el primer trimestre del año pasado, "haciendo necesaria la urgente puesta en marcha de un plan de incentivo al achatarramiento que permita poner freno al envejecimiento del parque de las dos ruedas".