CC.OO. Aragón, satisfecha por la continuidad de Figueruelas, advierte de problemas en la planta

Actualizado 15/02/2006 15:54:22 CET

ZARAGOZA, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de la Federación del Metal de CC.OO. Aragón, Salvador Salas, mostró hoy su satisfacción por la decisión de la multinacional automovilística General Motors de fabricar el nuevo Opel Meriva en la planta que esta empresa posee en Figueruelas, ya que, a su entender, se da así una "perspectiva de continuidad" a esta factoría y a los trabajadores.

Pese a todo, concretó que los problemas a nivel general de la planta zaragozana "no están resueltos" y que la industria automovilística en toda Europa está inmersa en un proceso de reestructuración que se debe ir solucionando poco a poco para que el futuro industrial de la región no se quede sólo a merced de decisiones puntuales.

De todas formas, sí quiso dejar claro que aunque "se han salvado los trastos" en la elección de la planta de Figueruelas en lugar de la factoría polaca de Gliwice, no se puede basar el modelo competitivo de una empresa en la precariedad del trabajo, ya que, en ese caso, nunca se alcanzarán los niveles de modelo social en países del Este o del sudeste asiático.

Matizó que esta situación de concretar y plasmar acuerdos a nivel sindical de futuro no tienen parangón en otra negociación entre empresa y sindicatos, y destacó que es necesario, y así se ha demostrado, a su entender, valorar a los trabajadores y sus derechos laborales. Para ello, insistió en que no se debe ejercer "presión" sobre los comités de empresa de cara a lograr acuerdos que minen derechos laborales ya establecidos.

ACUERDO SOCIAL

Así, Salas destacó que los derechos de los trabajadores se han consolidado con el acuerdo social logrado en conformidad con sindicatos y representantes de la multinacional, aunque criticó que se estén usando tácticas que responsabilizan al último eslabón de la cadena, como son los trabajadores, en decisiones "que no tienen que ver con ellos".

En esa línea, criticó que se haya "puesto de moda" el concurso entre plantas, como lo acontecido entre las factorías aragonesa y polaca, puesto que, a su juicio, esto implica que las dos empresas tienen que competir, no sólo en calidad del producto o en productividad, sino en cuestiones como el abaratamiento de los costes de fabricación, con lo que esto significa para la situación laboral de la plantilla en Zaragoza.

PROFESIONALIDAD DE LOS TRABAJADORES

Por su parte, el portavoz de CC.OO. en el comité de empresa de GM España, Antonio Carvajal, insistió en que ha sido la profesionalidad de los trabajadores y la buena marcha de la planta el factor determinante para la elección de esta factoría, como así lo transmitió el presidente del General Motors en Europa, Carl Peter Forster, a los representantes sindicales, aunque destacó que se han tenido que tomar decisiones en el acuerdo social que fueran asumibles por la plantilla sin provocar "frustración".

Pese a que, según Carvajal, el hecho de que los enfrentamientos entre plantas para fabricar determinados modelos de automóviles son práctica habitual en este sector, los trabajadores cuentan con esta presión y con otras, como el efecto competitividad entre marcas, por lo que, aunque se "relajará" la tensión existente tras este anuncio, no ayudará a evitar la tensión entre la plantilla "que es una constante en su trabajo".

En concreto, recordó que esta tensión también se refleja en los problemas de esta factoría que no tienen que ver propiamente con el Meriva, como son la fabricación de la nueva generación del Corsa 4.400 a partir de este verano, y el próximo modelo que se hará en un futuro y para el que habrá otro proceso de selección.

De hecho, destacó que el hecho de que no se tuvieran que hacer inversiones de cara a fabricar el Meriva en la planta de Figueruelas ha sido también determinante a la hora de elegirla, aunque recalcó que no se sabe si de aquí a tres meses se volverá a estar en un problema similar.

Por ello, pidió al Gobierno central que clarifique el futuro industrial de la región para que no se dependa de determinadas decisiones coyunturales de multinacionales y para que no sea necesario pedir sacrificio a los trabajadores para que se adapten a situaciones similares a trabajadores de los países del Este y China, hecho que no es asumible laboralmente en España.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies