La Federación Internacional Metalúrgica advierte de que "el tiempo pasa y no se ve salida" para Delphi

Actualizado 10/05/2007 17:24:46 CET

SEVILLA, 10 May. (EUROPA PRESS) -

La Federación Internacional de Trabajadores Metalúrgicos (Fitim) exigió hoy a Delphi el cumplimiento del acuerdo firmado por sus trabajadores y en el que se comprometía a mantener los 1600 empleos de la planta de Puerto Real (Cádiz) hasta 2010, mientras que advirtió de que "el tiempo pasa y no se ve la salida para la factoría".

En su reunión de hoy en Sevilla, el Comité Ejecutivo de la Fitim, que representa los intereses de 25 millones de trabajadores de más de 100 países en todo el mundo, declaró su "total e incondicional apoyo" a los trabajadores que se enfrentan a la pérdida de sus empleos tras el anuncio de cierre.

"Los sindicatos metalúrgicos de todo el mundo exigen a la multinacional que cumpla con sus obligaciones con los trabajadores y la sociedad que dependen de forma muy importante de los empleos y la actividad de su planta en Cádiz", subrayó en rueda de prensa el secretario general de la Fitim, Marcello Malentacchi.

En la declaración apoyada de forma unánime por el Comité Ejecutivo, se exige a la compañía el cumplimiento del plan industrial acordarlo con los trabajadores y la Administración para el mantenimiento de los 1.600 puestos de trabajo hasta el 31 de diciembre de 2010.

En representación de los trabajadores, el secretario general de la Federación Metalúrgica de CC.OO., Felipe López, y el secretario de Política Institucional de UGT, Carlos Romero, denunciaron a la Federación los planes de la compañía para destruir esos 1.600 puestos de trabajo.

"Desde que Delphi se declaró en quiebra en Estados Unidos, y a pesar del hecho de que la dirección europea de la compañía ha dicho una y otra vez que su decisión no iba a afectar a Delphi en Europa, estamos asistiendo al progresivo desmantelamiento de su actividad industrial en el marco de la Unión Europea", indicó Romero.

"La multinacional está presente en un gran número de países europeos, donde durante muchos años tanto los gobiernos de estos países, mediante significativas aportaciones económicas, como los trabajadores, con sus constantes esfuerzos y sacrificios, han ayudado a conseguir que la compañía llegara a ser una de las más importantes del mundo en el mercado de componentes del automóvil", señaló López.

"EL TIEMPO PASA"

Así, recordó el compromiso que el presidente de la Junta, Manuel Chaves, adquirió con los trabajadores al asegurarles que "no los iban a dejar tirados", al tiempo que lamentó que "el tiempo pasa y no vemos ninguna salida", por lo que instó al Gobierno "a mover pieza y concretar una propuesta".

"La única receta para la solución ante el cierre es computar los esfuerzos de todos: del aparato judicial, de la Administración, los sindicatos y los trabajadores", concluyó López.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies