La Junta de Castilla y León de pide a Renault y sindicatos un último esfuerzo sobre el Clio

Actualizado 15/02/2006 14:22:50 CET

FUENSALDAÑA (VALLADOLID), 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente segundo y consejero de Economía y Empleo de la Junta de Castilla y León, Tomás Villanueva, invitó hoy a la dirección de Renault y a los sindicatos a realizar "el último esfuerzo" para llegar a un acuerdo porque la diferencia entre las partes es "insignificante y poca cosa", aunque matizó que si se ve obligado intervendrá para acercar posiciones.

Villanueva declaró, en los pasillos de las Cortes, que ve con preocupación que la dirección de Renault rompiera ayer la negociación para la fabricación del Clio en la planta de Carrocería y Montaje de Valladolid por una diferencia en el pago de pluses por 4 días, de los 30 que la fábrica debe parar adecuarse al nuevo modelo, valorados en 450.000 euros.

El vicepresidente reiteró el llamamiento a las partes para que realicen el último esfuerzo de aproximación dado que está ahí el calendario para preparar la planta a la fabricación del Clio, con la que se compensará la rebaja en la fabricación del Modus, que debería comenzar en septiembre, según la previsión de la empresa.

"Aquí prevalece no sólo el interés de las partes sino los generales de la economía y de la sociedad", afirmó Villanueva, que anunció que mañana se reunirá con los representantes de CC.OO y UGT, para subrayar que el proyecto de Renault en Valladolid ha contado desde el inicio con el apoyo de la Junta, aunque no ha determinado aun las ayudas.

Villanueva estimó normal que la dirección de Renault España informe a la sede central del grupo en París de lo ocurrido ayer en Valladolid pero añadió que "queda margen para negociar y lo inteligente es sentarse porque no conviene tensar la cuerda más de lo necesario".

No obstante, recalcó que deben ser las partes las que tienen que buscar la solución para llegar a un acuerdo, de modo que Valladolid acoja la fabricación de unidades del Clio, porque la diferencia, que afecta al gasto social, es "cosa pequeña" en el marco del acuerdo global.

Villanueva reiteró que no quiere que la Junta se vea obligada a intervenir pero añadió que lo hará si se ve obligado, si bien reiteró que el esfuerzo corresponde a las partes.

En cuanto a que la Junta se vea obligada a tramitar un expediente de regulación de empleo de no producir el acuerdo, que afectaría a un turno de 700 trabajadores, el vicepresidente declinó valorar un hecho cuando entiende que hay margen para el acuerdo entre las partes, aunque de llegarse a ese extremo "se cumpliría la normativa vigente velando por los intereses generales".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies