Los presidentes de GM, Ford y Chrysler comparecen ante el Senado de EEUU para pedir 9.000 millones más

Actualizado 04/12/2008 20:25:04 CET

WASHINGTON, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los presidentes de los tres mayores fabricantes de automóviles de Estados Unidos --General Motors, Ford y Chrysler-- comparecieron hoy ante el Senado estadounidense para solicitar ayudas económicas para el sector de la automoción por un importe de 34.000 millones de dólares (cerca de 26.600 millones de euros), lo que supone 9.000 millones de dólares (7.000 millones de euros) más de los previstos inicialmente.

El máximo responsable del consorcio automovilístico General Motors, Richard Wagoner, presentó hoy en el Senado el plan de viabilidad de la compañía, en el que se contemplan ayudas por un importe de 12.000 millones de dólares (9.523 millones de euros) y en el que se pide un adelanto de 4.000 millones de dólares (3.174 millones de euros) que espera sea entregado durante este mes.

Además, Wagoner indicó que su compañía se podría ver obligada a solicitar una línea de crédito adicional por un importe de 6.000 millones de dólares (4.700 millones de euros), con el fin de aumentar su liquidez y de hacer frente a las dificultades económicas.

"Nuestro plan acelera y expande dramáticamente la reestructuración que hemos llevado a cabo en Norteamérica desde hace varios años", añadió el presidente del mayor fabricante de automóviles de Estados Unidos, al tiempo que afirmó que esta inyección económica permitirá crear una "nueva General Motors".

La compañía estima que devolverá estas ayudas económicas al Estado en 2012. Además, este plan de futuro contempla que la compañía invertirá 2.900 millones de dólares (2.300 millones de euros) entre 2009 y 2012 en combustibles alternativos al petróleo y en nuevas tecnologías de propulsión.

FORD PIDE 7.000 MILLONES.

Por su parte, el presidente de Ford, Alan Mulally, pidió, en su comparecencia en el Senado de Estados Unidos, 9.000 millones de dólares (más de 7.000 millones de euros) en ayudas, para asegurar el futuro de su negocio y explicó que la corporación del óvalo se compromete a invertir 14.000 millones de dólares (11.000 millones de euros) en el país durante los próximos siete años para desarrollar vehículos más eficientes.

Mulally señaló que su empresa prevé volver a lograr un equilibrio económico y hasta beneficios en Norteamérica en 2011 y apuntó que para lograr esta meta Ford ha tomado medidas como la venta de sus filiales Aston Martin, Land Rover y Jaguar, la reducción de su participación en Mazda y el estudio de las opciones estratégicas sobre Volvo.

El directivo de Ford aseguró que el plan de futuro de la empresa se orienta al desarrollo de coches más eficientes y que el consumo de su gama se reducirá en un 36% hasta el año 2015 y lanzará una gama de coches híbridos, eléctricos y recargables en 2012.

CHRYSLER PIDE 7.000 MILLONES.

Por otro lado, el presidente de Chrysler, Robert Nardelli, solicitó hoy al Congreso 7.000 millones de dólares (más de 5.470 millones de euros) en ayudas públicas, dentro de su plan de viabilidad, para poner en marcha una reestructuración de su negocio y hacer frente a la fuerte caída de las ventas experimentada en su mercado nacional.

El grupo compuesto por las firmas Chrysler, Jeep y Dodge subrayó que estará en condiciones de devolver estos fondos aportados por el Gobierno en 2012 y se mostró convencido de que con estas ayudas su empresa podrá llevar a cabo su proceso de reestructuración de su negocio.

"Estamos aquí por la crisis financiera que empezó en 2007 y que se aceleró a finales del segundo trimestre de 2008. La confianza del consumidor ha caído y los mercados de crédito se mantienen congelados, al tiempo que las ventas de coches en Estados Unidos son las más bajas desde hace veinte años", explicó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies