UGT pide a Renault que reflexione y abandone su actitud "cicatera", para producir el Clio en Valladolid

Actualizado 15/02/2006 15:37:14 CET

VALLADOLID, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los responsables de UGT en el Comité Intercentros de Renault-España pidieron hoy a la Dirección de la compañía del rombo que reflexione, reconozca el esfuerzo económico y laboral realizado por parte de los trabajadores y abandone la "actitud cicatera" que ayer llevó a la empresa a levantarse de la mesa de negociación por una diferencia de 300.000 euros (50 millones de pesetas).

Así de tajantes se mostraron hoy el secretario general de la sección sindical de UGT en Renault, José Luis Velasco, y el secretario de Comunicación, Alejandro Durán, durante una rueda de prensa en la que denunciaron la actitud de la Dirección de Renault que ayer decidió romper las negociaciones abiertas desde hace dos semanas para tratar de ajustar la factoría de Carrocería-Montaje a la producción simultánea de Clios y Modus a partir de septiembre.

Tras garantizar la permanente voluntad del sindicato de llegar a un acuerdo con la empresa, José Luis Velasco y Alejandro Durán coincidieron al reconocer el esfuerzo realizado por los representantes de los trabajadores, que a lo largo de las negociaciones han cedido al aceptar la mayor parte de las pretensiones de la empresa siempre dentro del marco del actual Convenio Colectivo, como parar la producción en Valladolid durante 30 días cuando los sindicatos mayoritarios (UGT y CC.OO) proponían 26, o incrementar la bolsa de horas a 40 días en negativo.

En el mismo sentido, los representantes de UGT reconocieron cesiones de los sindicatos en la remuneración de los cuatro días laborables que la empresa pretende cambiar por sábados cuando se incremente la producción en Carrocería-Montaje, ya que de los 69,44 euros que se tendrían que abonar en concepto de plus de modificación de la jornada habían aceptado cobrar 54,47 euros del plus de festivo, "sensiblemente inferior". Sin embargo, la última propuesta de la empresa, que ya ha retirado, fue pagar a cada trabajador 17 euros por cada sábado trabajado (el 25 por ciento de ese plus de modificación de la jornada), lamentaron los sindicatos.

"50 MILLONES DE PESETAS NOS SEPARAN DEL ACUERDO"

Según los cálculos realizados por UGT, esta medida de pagar cuatro días laborables que se tendrán que recuperar en sábado, que es la que ha generado las mayores dificultades para alcanzar un acuerdo con la empresa, afectaría a una plantilla de unos 2.000 trabajadores (en Carrocería-Montaje trabajan 3.400 empleados pero no todos se verían afectados por esta modificación de la producción) por lo que cifraron la propuesta en 296.000 euros, "50 millones de pesetas que son las que nos separan del acuerdo".

Los sindicatos consideran necesario que la empresa asuma este esfuerzo económico ya que el Grupo ha tenido unos beneficios netos de 3.453 millones de euros, un 1,7 por ciento más que en 2004. Además, creen que esta cifra es insignificante cuando Renault prevé invertir 35 millones de euros para adaptar la factoría de Carrocería-Montaje a la producción simultánea de Clios y Modus para los que ya tienen garantizadas ayudas por parte de las administraciones central y regional.

Para estos sindicalistas, no tiene sentido que la empresa haya roto unas negociaciones que permitirían solucionar la "delicada" situación que atraviesa la planta de Carrocería-Montaje tras la crisis de producción del Modus "por un puñado de euros", por lo que no descartaron que "la empresa tenga algo detrás" como aprovechar la negociación para "meter --en el Convenio Colectivo-- una cuña por un sitio que no cabe".

Tras insistir en que la actitud de la Dirección de Renault ha sido "poco ética y poco acertada", José Luis Velasco y Alejandro Durán recordaron que Renault ha realizado importantes inversiones en la factoría de Carrocería-Montaje que "vendría a rescatar" con la producción del Clio. Además, pidió a la compañía del rombo que de una oportunidad a esta fábrica "modélica" y a unos trabajadores que durante los últimos seis años han contribuido al crecimiento de los beneficios de Renault.

No obstante, los responsables de UGT manifestaron que son conscientes de que la producción de más unidades de Clio en las fábricas de Flins (Francia) y Bursa (Turquía) tendría un menor coste puesto que las infraestructuras ya están creadas y sólo haría falta más mano de obra, aunque apuntaron que Renault sólo tiene dos fábricas para la producción de vehículos del segmento pequeño (Flins y Valladolid) que es necesario mantener.

Respecto a la posibilidad de que Renault plantee un ERE que afectaría a 700 empleados, los sindicatos recordaron que la facultad de otorgar esta medida corresponde a la Administración aunque mostraron su esperanza en que la empresa reflexione y no lo plantee.

PIDEN LA MEDIACION DE LA JUNTA

En este sentido, exigieron la mediación de la Junta de Castilla y León, que, a su juicio, le toca jugar "un papel fundamental". Así y tras reconocer que el Gobierno regional "se ha mojado" para tratar de solucionar la crisis de producción del Modus, los responsables de UGT en Renault pidieron al vicepresidente segundo y consejero de Economía y Empleo, Tomás Villanueva, que se esfuerce al máximo para que haga ver a la empresa que "esto no se puede venir abajo por un puñado de euros".

Así, pidieron a Villanueva, con quien se reunirán mañana por la tarde, que estudie todas las subvenciones posibles para facilitar un acuerdo entre empresa y sindicatos. "Nosotros ya hemos cedido bastante, porque nos interesa", reconocieron los sindicalistas, que advirtieron a Junta y a Renault de que "no se puede tensar tanto la cuerda porque la cuerda al final se rompe".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies