Los fabricantes deberán incorporar eCall en los vehículos vendidos en la UE desde el 31 de marzo

Sistema eCall
PSA PEUGEOT CITROËN - Archivo
Publicado 26/03/2018 17:15:07CET

BRUSELAS, 26 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los fabricantes de automóviles estarán obligados a introducir el sistema de llamada automática de emergencia (eCall) en todos los coches y vehículos comerciales nuevos que vayan a ser comercializados en la Unión Europea a partir del próximo 31 de marzo, en cumplimiento de la legislación comunitaria aprobada en abril de 2015.

El nuevo sistema, que marca automáticamente el número 112 en caso de accidente grave y transmite la localización del vehículo a los servicios de emergencia, permitirá reducir el tiempo de respuesta un 50% en las zonas rurales y un 40% en áreas urbanas, según la eurodiputada encargada de la tramitación parlamentaria, la socialista Olga Sehnalová.

"El sistema eCall ayudará a incrementar la seguridad vial a través de una reducción significativa en los tiempos de respuesta de los servicios de emergencia cuando se produce un accidente grave. Desgraciadamente, el número de muertes en las carreteras europeas sigue siendo inaceptablemente elevado", ha destacado Sehnalová.

En ese sentido, la Eurocámara prevé que esta nueva tecnología pueda salvar alrededor de 1.500 vidas por año en toda la UE y permita a los servicios de rescate determinar rápidamente el tipo de accidente así como el operativo requerido según la situación, lo que además reducirá los daños considerablemente.

"Los Estados miembros y los fabricantes han dispuesto de tiempo suficiente para preparar la infraestructura y la tecnología, de manera que la eCall empezará a funcionar inmediatamente para conseguir su mayor beneficio - aumentar la seguridad de los ciudadanos en cualquier parte de Europa", ha recordado la eurodiputada responsable de la nueva normativa.

En 2016, un total de 25.500 personas perdieron la vida en accidentes de tráfico en la UE y 135.000 resultaron gravemente heridas, según datos estadísticos. Aunque se trata de una reducción del 2% respecto a 2015, la Eurocámara considera que puede no ser suficiente para cumplir con el objetivo de reducir las fatalidades en carretera fijado para el periodo 2010-2020.

Contador