Lear comenzará en diciembre a desmontar sus instalaciones en Arrúbal

Actualizado 24/11/2011 14:57:27 CET

LOGROÑO, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

Lear comenzará el próximo mes de diciembre a desmontar las instalaciones que tiene en Arrúbal (La Rioja), tras el acuerdo alcanzado recientemente con los trabajadores sobre el cierre de la planta, según anunció la dirección de Lear en España.

El objetivo de la multinacional de componentes es que la actividad de esta fábrica cese antes de fin de año, tras un "proceso gradual de finalización de la producción".

No obstante, señala que "un grupo de unos treinta trabajadores continuará trabajando en las instalaciones durante un periodo máximo de cuatro meses hasta el cierre definitivo de la planta".

En un comunicado, la compañía, que anunció el cierre de su planta de La Rioja el pasado 9 de septiembre, "agradece el trabajo realizado por todos los trabajadores, colaboradores y proveedores de Lear desde la fundación de la fábrica", cuyo cierre atribuye a su "inviabilidad e incapacidad para competir en el mercado de componentes de automoción".

Lear anuncia así el cierre definitivo después de que recientemente alcanzara un acuerdo con los 305 trabajadores que empleaba esta planta en relación a las indemnizaciones que percibirán.

La compañía presentó el pasado 7 de octubre el expediente de regulación de empleo para todos los empleados de la fábrica e inició entonces la negociación con los representantes de los trabajadores.

El pasado 17 de noviembre se llegó a un preacuerdo con el comité de empresa, que fue después ratificado por la asamblea de trabajadores este pasado lunes, 21 de noviembre.

INDEMNIZACIONES.

La empresa detalla que el acuerdo pasa por abonar indemnizaciones de 56 días por año trabajado, con un máximo de 42 mensualidades y con un plus entre 5.000 y 13.500 euros según antigüedad, para todos los trabajadores menores de 54 años, esto es, para 275 personas.

A ello se suman las prejubilaciones para los 33 trabajadores de entre los 54 y 61 años de edad, por las que se les garantiza complementos de las prestaciones públicas hasta determinados porcentajes de salario neto (80% para los trabajadores de entre 55 y 57 años, el 85% para los trabajadores de 58, del 90% para los de 59 y del 95% para los de 60 y 61).

Dichos complementos se pagan hasta los 61 años para los de 54, 55 y 56 años; hasta los 62 para los de 57 años, hasta los 63 para los de 58 años, hasta los 64 los de 59 y 60 años, y hasta los 65 años para los de 61 años.

También se ha ofrecido a los trabajadores entre 52 y 53 años poder optar por la prejubilación más el plus lineal y 2.000 euros o incluirse en el grupo de indemnizaciones para menores de 54 años.