La Arrixaca revela una mayor influencia de los antecedentes familiares de cardiopatía en la muerte súbita

Actualizado 29/12/2009 18:08:03 CET

MURCIA, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un estudio realizado en el Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca de Murcia ha demostrado que los antecedentes familiares de cardiopatía influyen más de lo que hasta ahora se había demostrado en la muerte súbita, que se podría prevenir más de esta forma.

El número de muertes súbitas que se producen en España en personas que no conocían padecer ninguna enfermedad del corazón oscila entre 3.000 y 4.000 personas al año, una cifra similar al número de fallecidos en accidentes de tráfico, según fuentes del Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC) del Ministerio de Ciencia e Innovación consultadas por Europa Press.

Ahora, investigadores de la Red de Investigación Cardiovascular (Recava), perteneciente al Instituto de Salud Carlos III, han demostrado que la herencia familiar influye mucho más de lo que hasta ahora los científicos habían sido capaces de demostrar.

La investigación, coordinada por Juan Ramón Gimeno, fue realizada en el Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca de Murcia, donde durante cinco años se analizaron 2328 personas de 493 familias, identificándose entre ellos 222 afectados, la mayoría sin tener síntoma de enfermedad cardiaca.

Así pues, el 19 por ciento de las familias estudiadas tenían antecedentes de muerte súbita, y en el siete por ciento de los casos había más de una muerte súbita en la familia.

Los investigadores realizaron un importante número de pruebas como electrocardiograma y ecocardiograma, ecografía con contraste, registro de electrocardiograma de larga duración, pruebas de esfuerzo, test de provocación farmacológica, y en los casos en los que se consideró necesario, resonancias cardíacas.

De esas prueba, los investigadores pudieron obtener "una de las conclusiones más importantes, evidenciar que la proporción de afectación familiar en estas enfermedades era superior a la que figuraba en las investigaciones hasta ahora realizadas, especialmente en algunas enfermedades como la miocardiopatía dilatada en la que se alcanzó el 47 por ciento".

En total, en el 39 por ciento de los casos se consiguió diagnosticar al menos a un familiar afectado, según las mismas fuentes.

El estudio, publicado en el 'American Journal of Cardiology', revela que analizar los antecedentes familiares permite identificar un número importante de personas en riesgo que es de 100 a 200 veces superior a los resultados de los programas de 'screening' propuestos para los deportistas.

Con un programa de 'screening' de deportistas sería posible identificar a un afectado por cada 1.000 deportistas evaluados, explicó SINC, mientras que con el estudio de los hijos, hermanos y padres de los afectados por cardiopatías hereditarias se consigue diagnosticar la enfermedad entre un 10 y un 20 por ciento de los familiares de primer grado que se evalúan.

Esta investigación expone por primera vez los resultados del estudio sistemático de pacientes con diferentes y variadas cardiopatías hereditarias, valoradas de forma exhaustiva por un grupo multidisciplinar formado por cardiólogos, cardiólogos pediátricos, biólogos, genetistas, patólogos y psicólogos, entre otros profesionales.

La Red de Investigación Cardiovascular consideró "necesario" el desarrollo de unidades de estudio de cardiopatías familiares, que permitan identificar, estratificar y tratar a pacientes en riesgo de presentar una muerte repentina e inesperada, identificar hijos, hermanos y padres que pueden estar afectados, no haber presentado ningún síntoma y estar en riesgo de una muerte súbita.

"Contrariamente a lo que la sociedad general piensa, la muerte súbita no es sólo una cuestión de los casos de famosos jugadores de fútbol y deportistas de élite que conllevan tanta repercusión en los medios de comunicación. Todos los días se producen casos similares en España", reconocieron los autores a SINC.

Por eso uno de sus objetivos es la creación de grupos multidisciplinares de estudio, desarrollar registros multicéntricos y profundizar en la investigación genética. De hecho, distintos grupos de Recava ya están investigando las alteraciones genéticas que causan estas enfermedades y han conseguido identificar la mutación responsable de la enfermedad en más del 20 por ciento de las más de 1.500 familias que han estudiado.

Las causas más frecuentes de muerte súbita son la enfermedad coronaria y el infarto de miocardio sobre todo en mayores de 40 años, así como las enfermedades hereditarias del músculo cardíaco y eléctricas del corazón, sobre todo en deportistas y jóvenes. Es en estos últimos grupos donde incide la investigación recientemente publicada.