Abogado de uno de los porteros: "Repudia lo que ocurrió y no fue una discusión para una agresión de este tipo"

Actualizado 15/12/2016 14:02:42 CET

MURCIA, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

Juan Alí Martínez, abogado que ejerce de la defensa de uno de los porteros presuntamente implicados en la agresión el pasado domingo a un joven que continúa ingresado en la UCI del hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia, ha defendido que su cliente, que fue puesto en libertad por la Policía Nacional y no llegó a pasar a disposición judicial, repudia lo que ocurrió, ya que "no vio lugar para ello y no hubo una discusión hostil para una agresión de este tipo".

En un principio fue detenido este portero, de 28 años y nacionalidad española, que fue puesto en libertad este lunes tras prestar declaración ante la Policía Nacional.

Según el letrado, los hechos ocurrieron el pasado domingo por la tarde en un local de copas de la capital murciana. Su defendido, que se encarga de controlar el tráfico y los peatones para que la calzada quede libre, observó que uno de los amigos del grupo en el que se encontraba la víctima estaban "mirando mal" al portero.

Tras preguntarle qué había pasado, comentaron que el portero les había negado el acceso al recinto, ya que alguno iba en estado ebrio. Sin embargo, el defendido de Alí les dijo que cuando se les pasara un poco volvieran a entrar al local.

En ese momento, ha relatado a Europa Press, la víctima "pasó por debajo del cordel de seguridad una botella con la mala suerte de que se rompió, por lo que el ruido alertó al resto de porteros", quienes advirtieron, ante lo sucedido, que no podían sacar botellas del interior del establecimiento y que se marcharan del lugar y pasaran otro día a recogerla.

"Mi cliente les dijo que no buscaran lío y se marcharan pero la víctima y sus amigos comenzaron a lanzar botellas y vasos que impactaron contra el cristal del local", ha señalado.

Los porteros recriminaron la actitud de todos ellos y comenzaron una discusión, "en ningún caso acalorada", ha manifestado, para luego precisar que dicha discusión se prolongó hasta el lugar de los hechos, la Plaza Santa Isabel de Murcia.

Ya en dicho lugar, otro de los porteros de local, para el que el juez ha decretado prisión eludible bajo fianza de 2.000 euros, comenzó a zarandearles, les dijo que "si querían liarla y los empujó".

Sin embargo, la sorpresa tanto de este portero como de su cliente fue cuando, de manera "sorpresiva" apareció el presunto autor material de la agresión, que se encontraba de comida navideña de su empresa, otro local de copas de la capital.

"Sin mediar palabra y por la derecha apareció y le pegó. Mi cliente se quedó perplejo", ha explicado. Ya en sede policial, el tercer implicado presuntamente en los hechos manifestó a los agentes que se marchó del lugar porque observó que la víctima no estaba, en ningún momento, desatendida, sino que estaba con un grupo de unas 15 personas y su amigo.

Así, asegura que no le dio la impresión de que se quedara sin auxilio y como estaba trabajando tenía que volver a su puesto en el local de copas.

PRISIÓN PARA DOS DE LOS IMPLICADOS

El titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Murcia, en funciones de guardia, ordenaba este miércoles prisión provisional para los dos individuos detenidos por la brutal agresión al joven.

En concreto, el Juzgado les investiga por un delito de tentativa de homicidio y lesiones graves. Además, en el caso de uno de los dos investigados, la prisión es eludible bajo fianza de 2.000 euros.

RELATO DE LOS HECHOS

Los hechos ocurrieron este domingo, sobre las 19.00 horas, en la Plaza Santa Isabel de la capital murciana. Una unidad policial que se encontraba realizando un servicio de control de locales es requerida por varios testigos de los hechos, que manifiestan que había un hombre tumbado en el suelo tras ser agredido por varias personas.

Una vez allí, los agentes solicitaron la asistencia de una ambulancia, ya que el joven se encontraba inconsciente, debido a la fuerte paliza que le habían propinado, por sorpresa y por la espalda, tres hombres, según señaló el acompañante de la víctima.

Gracias a la colaboración ciudadana de una mujer que presenció y grabó con su teléfono móvil la agresión se pudo identificar a los presuntos autores.

Dos de ellos, dos hombres de 41 y 20 años de nacionalidad argelina y española, fueron detenidos de inmediatamente, y el tercero, supuestamente vigilante de seguridad de un pub, de 40 años y nacionalidad búlgara, acudió voluntariamente a la Comisaría de San Andrés manifestando desconocer lo ocurrido y negando su participación en los hechos.

La Policía Local, tras la visualización del vídeo grabado por la testigo, reconoció sin ningún género de duda a esta persona como autor de la agresión, por lo que procedió a su detención.

La víctima presentaba lesiones de carácter muy grave en la cabeza, por lo que fue trasladado a la Unidad de Cuidados Intensivos de la Arrixaca.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies