El acusado de matar con una navaja a un individuo asegura que no pretendía quitarle la vida, sino defenderse

 

El acusado de matar con una navaja a un individuo asegura que no pretendía quitarle la vida, sino defenderse

El Acusado Salvador José D.P. Junto A Castaño
EUROPA PRESS
Actualizado 17/10/2011 16:15:41 CET

MURCIA, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

Salvador José D.P., el joven de 19 años acusado de matar con una navaja a un individuo, de nacionalidad ecuatoriana, en diciembre de 2009 en Lorca, se ha defendido este lunes, en la primera sesión de la vista oral que se celebra con Jurado Popular en la sección segunda de la Audiencia Provincial, de los hechos cometidos al dejar claro que en ningún momento pretendía quitarle la vida, sino que intentó defenderse de "las patadas y golpes" que le propinó el fallecido y su hermano.

El joven, sin antecedentes penales por delitos de sangre, se ha defendido de los hechos que se le imputan argumentando que aunque aquella noche, que volvía de cena de empresa, iba bebido, no era habitual en él y tal vez por este motivo, se envalentonó y se bajó del coche cuando observó al hermano de la víctima haciendo unos gestos que creyó que iban dirigidos a su persona.

Sin embargo, en el escrito de acusación del Ministerio Fiscal se expone que Diego Fabian T.M. le estaba haciendo gestos a su hermano, Jorge Vinicio T.M. --la víctima-- para indicarle que iba a guardar el coche en su cochera, puesto que aquel día del 20 de diciembre de 2009 la calle estaba en obras y no la conocía.

El acusado, relata el fiscal, al ver a Diego bracear, pensó que se lo hacía a él, por lo que se bajó del coche tras frenar "bruscamente", dio marcha atrás y cogió un arma blanca, una navaja en este caso, e increpó a Diego.

Al observar la víctima los hechos desde su propio vehículo, se acercó al lugar y empezaron a discutir. Fue en el transcurso de la disputa cuando el acusado "sacó el arma que llevaba de forma sorpresiva y sin que a Jorge le diese tiempo a reaccionar, le dio dos puñaladas en zonas vitales a sabiendas de que con las mismas, por su localización, en especial la dirigida al corazón, iba a propinarle la muerte".

CAMBIA SUS CUATRO DECLARACIONES INICIALES

A tenor de tales hechos, el procesado ha afirmado que ha acudido a "decir la verdad", tras recordarle tanto el fiscal como la acusación particular, ejercida en nombre de la viuda y la hija de ambos, que en sus cuatro declaraciones anteriores "mintió" y todas ellas han sido diferentes.

Según Salvador José, los hechos ocurrieron un sábado de madrugada, sobre las 5.30 horas, después de haber bebido durante la cena de empresa que se celebraba por aquellas fechas. En concreto, ha precisado que en la cena ingirió "cuatro o cinco vasos de cerveza y en la zona de copas, cuatro o cinco cubatas".

Por contra, ha justificado que a pesar de que no es bebedor de alcohol porque le sienta mal, esa noche bebió porque había discutido con su progenitor, algo que no era habitual entre ellos y para "olvidar" esa disputa, bebió durante toda la noche.

Terminada la cena y las copas, y en dirección a casa, observó a una persona que le hizo un gesto con la mano y le dijo unas palabras, por lo que dio marcha atrás, momento en el que Diego Fabián le dijo: "Sigue hacia adelante imbécil que esto no va contigo".

En ese momento, se bajó del coche para pedirle explicaciones porque le seguía insultando "sin motivos" y como medida de precaución, ya que semanas antes había sido víctima de intento de robo por parte de unas personas de etnia gitana, se echó una navaja al bolsillo.

"Como iba bebido tuve el valor de bajarme, momento en el que me dio un puñetazo y un segundo me pegó otros dos golpes. Como consecuencia, caí al suelo", ha expuesto el procesado, quien ha asegurado que estas dos personas le estaban "matando a golpes, con patadas y puñetazos", de forma que de manera "instintiva", sacó la navaja.

En ese preciso momento, la víctima se abalanzó sobre él y se clavó la navaja al estirar el brazo el procesado. "Cayó sobre mí y al estirar el brazo le pinché y le ocasioné una gran herida, pero no pensé que con las dimensiones de la navaja, de 6 cm de hoja, le iba a producir una herida mortal".

De hecho, ha indicado que cuando huyó del lugar, no sabía que había matado a esa persona, sino que se enteró cuando la policía le dijo que estaba muerto y "se me cayó el mundo encima".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies