ANSE tacha de "preocupante" la crecida de ramblas que desembocan en el Mar Menor por el aporte de nitratos

Rio Segura, inundaciones, lluvias, temporal, desbordamientos, riada, rambla
AYUNTAMIENTO CARTAGENA
Publicado 19/12/2016 11:48:02CET

Cree que la Comunidad debe reflexionar sobre la utilidad de los tanques de tormentas y propone soluciones alternativas

MURCIA, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Naturalistas del Sureste (ANSE) ha tachado de "preocupante" la crecida de agua en las ramblas que desembocan en el Mar Menor por el aporte que supondrán de nitratos procedentes de la agricultura intensiva a través de las escorrentías.

"Probablemente nadie sepa dimensionar muy bien la repercusión que va a tener la llegada de este caudal, pero la cantidad de sedimentos que van a llegar a la laguna en forma de nitratos procedentes de la agricultura intensiva no van a hacer ningún bien", según ha advertido a Europa Press el portavoz de ANSE, Pedro García.

En su opinión, lo "lógico" es pensar que esta llegada de sedimentos a través de las ramblas "no va a tener un efecto positivo en la recuperación del Mar Menor", ya que "no va a suponer solo el aporte de vegetación, sino también arcillas y limos que contribuyen a aumentar la turbidez".

Y es que cabe recordar que, según un reciente estudio publicado por ANSE y el Instituto Español de Oceanografía (IEO), el 85 por ciento de las praderas marinas del Mar Menor había desaparecido entre 2014 y 2016 por el cambio "drástico" en la calidad de las aguas experimentado en la segunda mitad del 2015 debido a una proliferación masiva de fitoplancton, que había hecho que la laguna se volviera verde y extremadamente turbia impidiendo la fotofosíntesis a una profundidad superior a los tres o cuatro metros.

En este sentido, García explica que la llegada de arcillas y limos suponen un aporte "muy negativo" de nitratos que "contribuirá" a agravar la situación del Mar Menor.

LA COMUNIDAD DEBE "REFLEXIONAR"

A su juicio, la Comunidad Autónoma y las administraciones públicas deben reflexionar al respecto, puesto que "lo lógico" es que estas avenidas de agua "sigan ocurriendo", ya que las lluvias torrenciales "son habituales y están asociadas a nuestro clima".

García critica que los tanques de tormenta construidos en los últimos años en el entorno del Mar Menor "no van a solucionar las riadas". Por ello, propone sustituir los fondos destinados a este tipo de infraestructuras por otro tipo de actuaciones más beneficiosas.

Por ejemplo, García propone emplear ese dinero para reforestar y plantar vegetación en el entorno del Mar Menor, así como adquirir terrenos que actualmente se dedican a la agricultura intensiva.