La Audiencia condena a un individuo a tres años de cárcel por abusar de una menor en un ascensor

 

La Audiencia condena a un individuo a tres años de cárcel por abusar de una menor en un ascensor

Actualizado 14/12/2011 19:34:58 CET

Un vecino que escuchó los gritos de la menor consiguió interceptar en tres ocasiones al agresor, que llegó a pincharle con la navaja

MURCIA, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Sección 5 de la Audiencia Provincial ha condenado a un individuo a tres años de cárcel por abusar de una menor con la que accedió a un ascensor, después de amenazarla con una navaja de ocho centímetros de hoja que le colocó en el cuello.

Los hechos tuvieron lugar el mes de septiembre de 2010, cuando el acusado, de 40 años, con antecedentes penales, entró en el portal de un edificio de Cartagena junto con la menor de 17 años, que residía en dicho inmueble, según fuentes del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) consultadas por Europa Press.

Según recoge la sentencia, ambos entraron en el ascensor y, con ánimo libinidoso, el individuo procedió a tapar la boca de la menor con la mano izquierda para que no gritase a la vez que, con la mano derecha, sacaba una navaja de un solo filo de unos ocho centímetros de hoja que colocó en el cuello de la chica y trató de abusar de ella.

La puerta del ascensor se abrió al llegar al tercer piso, y oyeron el ruido de un vecino que salía de su casa, cuando cerraba la puerta del domicilio y bajaba por las escaleras al estar el elevador ocupado. Ante estas circunstancias, el agresor le dio al botón de la planta baja, siempre teniendo a la menor cogida por la boca para impedirle gritar.

Al llegar a la planta baja, la menor consiguió salir del ascensor y comenzó a gritar pidiendo auxilio, mientras que el agresor salió también del elevador y se dirigió a la puerta del edificio. En ese momento, el vecino que bajaba por las escaleras alcanzó al agresor en la puerta y lo interceptó, pero el individuo consiguió zafarse y salió a la calle en dirección a una moto de su propiedad.

El mismo vecino persiguió al individuo y logró alcanzarlo una segunda ocasión, pero el agresor volvió a escapar dándole un empujón. Al llegar a la moto, el vecino interceptó por tercera vez al individuo, quien sacó en ese momento la navaja y le amenazó con la misma para que lo soltara.

El agresor llegó a pinchar en el dedo pulgar de la mano izquierda al vecino que había acudido en auxilio de la menor, ocasionándole una herida inciso-contusa que tardó en sanar seis días. Tras dicha agresión, el agresor consiguió poner en marcha la moto y salir huyendo del lugar.

A la vista de los hechos, el Fiscal solicitó la condena del individuo como autor de un delito de agresión sexual con uso de arma en grado de tentativa a la pena de tres años y seis meses de prisión y la prohibición de acercarse a la víctima a una distancia inferior a 500 metros durante cinco años. Asimismo, pidió dos meses de multa con una cuota diaria de diez euros por la falta de lesiones.

Por su parte, la defensa del acusado mostró su total disconformidad con la acusación y solicitó la absolución de su detenido.

El tribunal considera que "no hay discusión" sobre la forma en la que ocurrieron los hechos dado el "expreso reconocimiento realizado por el acusado en su declaración durante el juicio oral", momento en el que "reconoció sustancialmente los hechos denunciados", dando una versión "prácticamente idéntica" a la sostenida por la víctima.

El acusado pretendió hacer valer en su declaración que cometió los hechos bajo la influencia de la bebida que había estado consumiendo desde la noche anterior, pero la Sala considera que esta prueba no se ha logrado acreditar "en modo alguno".

Finalmente, el tribunal, presidido por José Manuel Nicolás Manzanares, condenó al acusado a tres años de prisión y la prohibición de aproximarse a la menor a menos de 500 metros de cualquier lugar de la que ésta se encontrase, así como la prohibición de comunicarse con ella por cualquier medio en el plazo de cinco años a contar desde el cumplimiento de la pena impuesta.

Además, la Sala condena al agresor a indemnizar a la víctima con 5.000 euros por los daños morales sufridos. Asimismo, se le condena a la pena de un mes de multa con una cuota diaria de seis euros por una falta de lesiones.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies