El aumento del gasto corriente y de personal dispara deuda Ayuntamiento de San Pedro cerca de los 40 millones en 2010

La Alcaldesa De San Pedro Del Pinatar, Visitación Martínez
AYUNTAMIENTO SAN PEDRO
Actualizado 24/11/2011 17:45:00 CET

Durante el ejercicio 2010 se incrementó el gasto corriente y de personal en 4,1 millones sobre lo presupuestado inicialmente

SAN PEDRO DEL PINATAR (MURCIA), 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Diagnóstico Económico-Financiero del Ayuntamiento de San Pedro del Pinatar, elaborado por una empresa auditora, confirma que la deuda del consistorio se acerca a los 40 millones de euros y revela que durante el ejercicio 2010 se incrementó el gasto corriente y de personal en 4,1 millones sobre lo presupuestado inicialmente.

La alcaldesa de San Pedro del Pinatar, Visitación Martínez, ha desglosado este jueves los datos de este informe que recoge una "fotografía detallada" de la situación económica del Ayuntamiento y expone líneas de gestión que el Gobierno local deberá adoptar en los próximos años para atajarla.

En cuanto a la deuda del Ayuntamiento, la alcaldesa ha explicado que este informe corrobora los datos que el Consistorio ya había adelantado, que la deuda a proveedores alcanza los 31,5 millones de euros, y destaca que el 51 por ciento (más de 15 millones de euros) de la misma está contraída con 10 acreedores, empresas y entes públicos.

Ante esta elevada concentración de deuda el Ayuntamiento ha gestionado ya medidas como el aplazamiento de los pagos con Iberdrola, la Comunidad Autónoma y la Seguridad Social; la participación en los tributos del Estado, y la compensación de saldos.

En cuanto a la deuda con pequeños y medianos proveedores, el Ayuntamiento ha saldado las deudas hasta agosto de 2008 mediante la concertación de un crédito Instituto de Crédito Oficial por valor de más de 800.000 euros.

DÉFICIT PRESUPUESTARIO DE MÁS DE 3 MILLONES DE EUROS

El punto de partida de este informe es la liquidación del presupuesto de 2010, donde se refleja un resultado presupuestario negativo de más de 3,1 millones de euros, ya que los derechos reconocidos (ingresos), fueron de 29,1 millones de euros, mientras que las obligaciones reconocidas (gastos) ascendieron a 32,3 millones de euros.

La alcaldesa ha explicado que el anterior equipo de Gobierno decidió prorrogar el presupuesto de 2008, sin tener en cuenta las consecuencias de la crisis económica que ya atravesaba el municipio, y aumentado además las partidas de gasto corriente y personal en más de 4 millones de euros.

"Esta gestión improvisada e irresponsable" se tradujo en un gasto de personal en 2010 de 11,3 millones de euros, lo que sitúa a San Pedro del Pinatar como uno de los municipios de la región con los niveles de gasto de personal más elevado, ha indicado la alcaldesa.

Martínez ha explicado que el gasto medio en el capítulo de personal es de 473 euros por habitante en San Pedro del Pinatar, frente a los 383 euros de media en los municipios de la Región de similar tamaño. Además, durante los últimos dos años se ha incrementado en 58 euros ese gasto per capita, mientras en la mayoría de localidades la tendencia ha sido a la baja.

En cuanto al gasto corriente y de servicio, se cifró en 12,2 millones de euros, de los que 2,5 millones no tenían consignación presupuestaria inicialmente.

En el capítulo de ingresos, cabe destacar que la principal aportación al ayuntamiento es la recaudación por impuestos, tasas y precios públicos que en 2010 alcanzó los 14,9 millones.

MEDIDAS Y PROPUESTAS

La alcaldesa ha asegurado que estos datos corroboran la nefasta gestión económica del anterior Gobierno local que, a pesar de la crítica situación del Ayuntamiento en 2010, decidió prorrogar unos presupuestos aprobados dos años antes y continuó aumentando la partida de gastos mientras la deuda se hacía insostenible.

Así, ha indicado que el Equipo de Gobierno que preside apostará por establecer una política económica responsable, basada en la planificación y la austeridad que marcará los presupuestos y el funcionamiento diario del Ayuntamiento.

Al respecto, Martínez ha explicado que para atajar la insostenible deuda, la Hacienda Local estudiará medidas como la refinanciación de la deuda financiera, la negociación de convenios con acreedores, la condonación de parte de la deuda y el fraccionamiento.

En el ámbito de política fiscal, la alcaldesa ha asegurado que el equipo de Gobierno no se plantea actualmente una subida de impuestos para los próximos ejercicios pero sí la mejora en la gestión recaudatoria y la revisión de ciertas tasas y tributos.

Así, el informe apunta a una revisión y actualización del catastro municipal para mejorar la recaudación del IBI y la adopción de nuevas tasas, ya aprobadas por el pleno municipal, como las tasas por prestación de Servicios Sanitarios, de matrimonio civiles y de aprovechamiento especial del suelo, subsuelo o vuelo en vía pública.

En cuanto a la política de personal se plantean diferentes actuaciones con el objetivo de conseguir una reducción del 17 por ciento del gasto, como la limitación al máximo de las horas extras, limitar la contratación de personal temporal al subvencionado y no renovar los contratos que vayan venciendo, externalizar servicios por periodos de tiempo determinados o licitar contratos de servicios en los que la empresa asuma la contratación de los empleados municipales.

Tras desglosar el contenido del diagnóstico económico financiero del Ayuntamiento, la alcaldesa ha señalado que ante este difícil panorama, cuyo responsable claro es "el anterior gobierno socialista", el actual Gobierno local "exigirá las responsabilidades que puedan derivarse de las actuaciones realizadas" y trabajará para que San Pedro del Pinatar vuelva a ser un "pueblo próspero".

Así, se ha comprometido a trabajar para contener de forma drástica el gasto corriente, reducir el de personal, negociar el aplazamiento y fraccionamiento de la deuda con los principales proveedores y buscar medios de financiación para pagar a las pequeñas y medianas empresas.

Ha concluido que, en los próximos cuatro años, el Ayuntamiento intensificará el trabajo de gestión "creciendo en eficacia y rigor para que los ciudadanos no carguen con una responsabilidad que no les corresponde".